¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Psicología

¿Realmente “El Dinero Puede Comprarte La Felicidad”?

Piensa en la última vez que compraste algo que realmente querías. ¿Cómo te sentiste después? Me sentí bien!. Ahora, ¿hay algo más que quieras? Tal vez una nueva laptop, un smartphone, o ropa bonita. Comprar esa cosa, sea lo que sea, te traerá felicidad. Cuando finalmente lo tengas, estarás emocionado de probarlo.

A pesar del cliché que dice “el dinero no puede comprar la felicidad”, nos sentimos felices cuando compramos las cosas que queremos.

La Verdadera Razón Por La Que Eres Feliz Cuando Compras Cosas

Los seres humanos están conectados para buscar la gratificación instantánea. Probablemente has escuchado la frase gratificación instantánea cientos de veces. Para conseguir lo que queremos, en el momento que lo queremos. Este deseo de gratificación instantánea vino a nosotros como un mecanismo de supervivencia.

Mientras que la gratificación instantánea está en la naturaleza humana, vivimos en una sociedad impulsada por la gratificación tardía. La gratificación tardía es el deseo de algo, pero la incapacidad de conseguirlo cuando uno lo quiere. En nuestra sociedad, tenemos que esperar el día de pago, la comida en un restaurante, el café en Starbucks. Cuando la cosa que quieres finalmente llega, te sientes emocionado.

El entusiasmo por esta cosa, la gratificación retardada a menudo provoca respuestas emocionales más fuertes en nosotros que cuando la recibimos. Esta sensación proviene de la dopamina, un químico que influye en los centros de placer de nuestro cerebro. Cuando uno se emociona por algo, en realidad está disfrutando de una liberación de dopamina en nuestroo cuerpo. Lo que realmente te emociona es casi secundario.

Piénsalo, ¿cómo te sentiste despues de un par de horas que compraste algo que esperaste por mucho tiempo? Probablemente no fue tan bueno como cuando lo recibiste por primera vez, o cuando lo estabas esperando para conseguirlo. Es natural, es parte de la naturaleza humana.

De esta manera la felicidad que sientes no es felicidad verdadera. De hecho, biológicamente hablando, sólo estás disfrutando de una explosión de dopamina. Cuando esta ráfaga de dopamina desaparece, tu quieres otra cosa de nuevo, que es secretamente, más dopamina. Esto es lo que significa el viejo dicho “el dinero no puede comprar la felicidad”.

Sin embargo, hay una manera en la que el dinero puede comprar la felicidad. No es de la manera que crees.

Una Alternativa a la Compra de Felicidad

Recientemente, la Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos llevó a cabo un estudio en el que dos grupos de personas recibieron $40 cada uno. A un grupo se le dijo que lo gastara en comprar alguna cosa, un objeto, algo que ellos querían. Al otro grupo se le dijo que lo gastaran en maneras que les permitieran tener más tiempo libre, por ejemplo, comprar comida ya preparada para evitarse cocinar, o que contrataran un limpiador, en lugar de limpiarlo ellos mismos. Cuando cada participante en el estudio tenía que medir su felicidad a una escala de 10 puntos, los que gastaban su dinero en algo que les permitiera tener más tiempo estaban un punto por delante de los que gastaban su dinero en cosas.

En cierto sentido, eran más felices porque se saltaron de hacer algo que no querían hacer. Sólo comprando más cosas, a la larga no afectó mucho la felicidad, cuando aquellos que gastaron dinero en ahorrar tiempo encontraron un aumento en la satisfacción de su vida.

Era el tiempo libre lo que hacía feliz a la gente.

Fue el tiempo de calidad que contribuyó más a su felicidad, el dinero era sólo una herramienta que utilizaban para obtener más tiempo. Pero el dinero finalmente es innecesario. Todo lo que se requiere es un reajuste de la forma en que se mide el tiempo.

Todo el mundo tiene 24 horas al día. La esperanza de vida para las mujeres es de 81,2 años; para los hombres, es de 76,4 años. La mayoría de las personas tienen más o menos el mismo tiempo de vida. Hacer que cada hora o minuto cuente es la manera de crear su propio felicidad. Si tu siempre te sientes ocupado y no piensa que tienes suficiente tiempo de calidad para ti mismo, necesita hacer un cambio para cambiar las cosas.

Para ser verdaderamente feliz, haga que el tiempo sea un verdadero valor en tu vida.

Etiquetas