¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Desarrollo Personal Motivación

¿Qué es la Motivación Basada en el Miedo y Realmente Funciona?

Si alguna vez has pensado o dicho algo así, entonces estás utilizando la motivación basada en el miedo:

  • “Si no consigo ese ascenso, me verán como un fracasado, así que será mejor que me quede despierto toda la noche para trabajar en esta propuesta”.
  • “Si hablo a favor de la reforma escolar, los trolls de internet me van a atacar, así que mejor me callo aunque me importe mucho este tema”.
  • “Si no hago suficiente ejercicio, voy a tener un aspecto lamentable, así que será mejor que vaya al gimnasio seis días a la semana, aunque mi cuerpo me esté matando”.

La motivación basada en el miedo es exactamente lo que parece: obligarse a uno mismo y a los demás a hacer cosas por miedo a lo que pasará si no se hace y se hace bien.

Lo que quizá no sepa es que, aunque la motivación basada en el miedo puede funcionar a corto plazo, puede tener efectos perjudiciales a largo plazo en su rendimiento, sus relaciones y su bienestar.

¿Es útil la motivación basada en el miedo?

Si utilizar el miedo como motivación es algo natural para usted, no es el único. Nuestro cerebro utiliza el miedo para mantenernos alejados de los problemas. Es normal que quieras alejarte de lo que te parece dañino y acercarte a lo que te parece seguro.

Esta función cerebral es importante cuando hay una amenaza real para tu bienestar, como si hay una serpiente de cascabel en la ruta de senderismo. Tu cerebro utilizará el miedo para motivarte a alejarte de la serpiente lo antes posible. Pero cuando utilizas la motivación basada en el miedo para lograr tus objetivos vitales y profesionales, el estado de miedo constante pone un estrés innecesario en tu mente y en tu cuerpo y puede terminar trabajando en tu contra.

El lado oscuro de la motivación basada en el miedo

Por ejemplo, cuando el entrenador de tu gimnasio te motiva durante el entrenamiento gritando cosas como: “¡Se acerca la temporada de bikinis! No querrás que tu celulitis sea la estrella del espectáculo!” o “¡Quema ese trozo de tarta de cumpleaños que te comiste anoche!”.

Claro, puede que estés motivada para hacer diez burpees más, pero ¿qué está pasando realmente en el fondo de tu mente? Probablemente tengas una imagen de un grupo de personas de pie a tu alrededor en la playa riéndose de ti en bikini, o te sientas culpable por haberte comido ese trozo de tarta y te critiques por no ser capaz de controlarte.

Confianza en el pensamiento negativo

Para la mayoría de nosotros, este tipo de pensamiento provoca estrés y puede reducir nuestros niveles de energía y estado de ánimo. La dependencia del pensamiento negativo es el problema de la motivación basada en el miedo. Nos obliga a poner nuestra atención en lo que está mal o en lo que podría salir mal en lugar de anticipar y celebrar lo que está bien. Esto, a su vez, reduce nuestra atención y nos impide ver el panorama general.

Cuando tu cerebro percibe una amenaza, ya sea una serpiente de cascabel escondida en la hierba o la posibilidad de que se rían de ti en bikini, tu cerebro te pone en posición de protección. Tu visión se estrecha y te preparas para luchar, huir o congelarte.

Probablemente puedes imaginar cómo es esto en el caso de una serpiente de cascabel, pero ¿cómo afecta esto a tu experiencia en bikini?

El alto costo de la motivación basada en el miedo

Imagina que planeas unas vacaciones en la playa con tus amigos dentro de tres meses. Lo primero que te imaginas es sentada en la playa con tus rollitos en la barriga y tu celulitis. Inmediatamente te apuntas a tres meses de clases de entrenamiento en el gimnasio y destierras todo el azúcar y el alcohol de tu dieta. Estás decidida a no hacer el ridículo en la playa.

¿El miedo a no parecer una supermodelo bajo la sombrilla de la playa te motivará a ponerte en forma y a comer mejor? Es posible. ¿Pero a qué precio?

Durante tres meses, cada vez que te imaginas con un aspecto “menos que perfecto” en tu bikini, sientes miedo de avergonzarte. La vergüenza hace que quieras esconderte, y eso hace que sea más difícil encontrar la motivación para ir al gimnasio en lugar de sentarte en el sofá a comer helado.

Te centras tanto en tu aspecto en la playa que te pierdes toda la diversión y la alegría de la vida. Dejas de ir de compras con tus amigas para comprar ropa nueva porque aún no has alcanzado tu peso ideal. Dejas de hacer las cosas que te gustan para pasar más tiempo en el gimnasio. Evitas las reuniones familiares en las que te vas a encontrar con comida tentadora. Te entrenas en exceso hasta el punto de hacerte daño.

La alternativa más saludable a la motivación basada en el miedo

No hay nada malo en querer sentirse bien en bikini. Si eso es importante para ti, mantén tu objetivo en mente pero cambia la forma de motivarte. En lugar de utilizar el miedo a sentirse avergonzado para motivarse, intente utilizar la motivación basada en el amor.

La motivación basada en el amor utiliza el amor en lugar del miedo para guiarte e inspirarte. Proviene de una parte diferente de tu cerebro que la motivación basada en el miedo. La motivación basada en el amor proviene de la parte de tu cerebro que es responsable de la alegría, la creatividad y la pasión.

5 preguntas sobre la motivación basada en el amor

Hay muchas maneras de utilizar la motivación basada en el amor. El truco consiste en utilizar una o todas las siguientes para motivarte hacia tu objetivo: empatía, curiosidad, innovación, visión y acción centrada en el corazón.

Aquí hay cinco preguntas que puedes usar para motivarte usando la motivación basada en el amor.

1. ¿Qué le dirías a un amigo?

Lo más probable es que hables con tus amigos de una forma mucho más amable y con más empatía de lo que te hablas a ti mismo. No le dirías a una amiga: “¡más vale que te mueras de hambre y vayas al gimnasio tres veces al día para estar guapa en ese bikini!”. En su lugar, probablemente le dirías algo como: “¡Estoy tan emocionada de ir a estas vacaciones contigo! Estoy deseando pasar tiempo poniéndome al día mientras tomo margaritas en la playa”.

Háblate a ti mismo como le hablarías a tu amigo.

2. ¿Qué tienes curiosidad por aprender que pueda ayudarte a conseguir tu objetivo?

La mayoría de las veces, la consecución de nuestros objetivos tiene que ver más con el viaje que nos ha costado llegar a ellos que con el objetivo en sí. La curiosidad hace que los viajes sean más divertidos. Quizás tengas curiosidad por hacer un triatlón pero no sabes correr. Si dedicas tres meses a aprender a correr, te pondrás en mejor forma y aprenderás algo nuevo.

3. ¿Cómo puedes llegar a tu objetivo de forma que te sientas bien?

Utilizar el juego del “Sí, y” es una forma estupenda de encontrar ideas innovadoras para trabajar hacia tus objetivos. Si tu primer instinto es ir al gimnasio seis días a la semana pero no te entusiasma, encuentra algo que te guste de esa idea y mejórala.

Por ejemplo, si lo que te gusta de ir al gimnasio es sudar, ¿qué tal si en lugar de ir al gimnasio te apuntas a una clase de baile en la que puedas aprender algunos movimientos nuevos para lucirte en tus vacaciones?

4. ¿Qué es lo más importante para ti de tu objetivo?

Si profundizas en tu objetivo, lo más probable es que encuentres un significado más profundo. Si tu objetivo es “estar guapa en bikini”, pregúntate por qué es importante para ti.

Por ejemplo, “quiero estar bien en bikini porque quiero divertirme en las vacaciones”. Luego, pregúntate hasta qué punto divertirte en tus vacaciones depende de tu aspecto en traje de baño.

5. ¿Qué acción centrada en el corazón puede tomar que le ayudará a alcanzar su meta?

Tanto si tu objetivo sigue centrado en el bikini como si cambia a formas de pasarlo bien en tus vacaciones, elige una acción que puedas llevar a cabo y que sientas que proviene de un lugar de amor en lugar de miedo.

Por ejemplo, sugiera a sus amigos que tomen clases de buceo en grupo antes de las vacaciones. Así te pondrás en movimiento y reunirás a tus amigos.

Felicidad y satisfacción a largo plazo

La motivación basada en el miedo puede ayudarte a conseguir tus objetivos a corto plazo, pero no te llevará a la felicidad y la satisfacción a largo plazo. El miedo no está diseñado para ser utilizado durante largos periodos de tiempo, y al final te cansarás del miedo y abandonarás tus objetivos. El amor, sin embargo, está diseñado para la longevidad.

Encontrar tu motivación en un lugar de amor te impulsará a alcanzar tus objetivos, ya sea que tus objetivos sean sentirte bien en un bikini, obtener un ascenso en el trabajo o defender lo que crees.

Etiquetas

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario