¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Amistad Comunicación

Qué Hacer Cuando Tu Amigo Te Dice Que Está Triste

Saber qué decir cuando un amigo nos cuenta cosas tristes es una de las cosas más desafiantes en una amistad. Es posible que no sepas qué hacer, sin importar lo cerca que estés de ese amigo.

Cuando alguien que te importa está sufriendo, es natural queramos que se sienta mejor. Si nunca ha experimentado eso, puedes sentirte inseguro sobre la mejor manera de ayudarlos. Incluso cuando entiendas su situación, te darás cuenta de que el desafío al que tu amigo se enfrenta es realmente difícil de superar.

Si acaban de perder a un ser querido, o si alguien cercano a ellos se ha enfermado, puede ser difícil encontrar las palabras que les ofrezcan consuelo. Las dificultades en el trabajo o el final de una relación también pueden dejarte preguntandote cómo animar a ese amigo con el corazón roto. No hay una manera de dirigirse a una persona en un estado de dolor o frustración, pero puedes desarrollar algunas de las mejores prácticas para manejar esas situaciones.

Tus Buenas Intenciones Pueden Hacer Que Tu Amigo Se Sienta Peor

Cuando no nos damos cuenta de la mejor manera de manejar una situación, respondemos a nuestros tristes amigos de una manera inapropiada. Tal vez digamos algo incorrecto, o somos involuntariamente insensibles a sus sentimientos. De cualquier manera, una respuesta inapropiada puede hacer que tu amigo se sienta más triste que antes de hablar.

La mayoría de nosotros no hacemos lo que podemos para lastimar a los demás. Hasta las mejores intenciones pueden fallar. Cuando no sabemos qué decir, trataremos de hacer todo lo que nos venga a la mente para calmar su malestar. Todos hemos hecho esto, y la mayoría de nosotros hemos tenido a alguien con buenas intenciones que nos hace sentir peor. Queremos ayudar a nuestros amigos a sentirse mejor, pero debemos intentar evitar hacer una o varias de estas cosas:

Cambiar de Tema no Ayuda.

Cuando la conversación se inclina el tema de su tristeza, es posible que pienses que cambiar el tema le ayudará. En tu mente, es una oportunidad para que tu amigo desvíe su atención de su situación negativa a algo que disfruta. Cambiar el tema a algo trivial y no relacionado puede ser bueno para tí, pero a tu amigo no le ayudará. Lo último que le importará será que películas están en los cines ahora, o cuánto te gusta el nuevo restaurante de la ciudad.

Este método es problemático porque tu amigo necesita y quiere ser escuchado. Ellos compartieron sus problemas contigo porque dar voz a su dolor puede disminuirlo. Si cambias de tema, les privas de la oportunidad de hacer esto. Acaban sintiéndose invalidados y rechazados.

Dar Seguridad Positiva Los Hace Más Negativos.

Cuando tu amigo viene a ti con problemas, puede ser tentador decir cosas como:”todo estará bien”, o “eres lo suficientemente bueno”. Puede que creas que lo que le estás diciendo es lo correcto, pero a veces eso no es lo que la gente necesita.

Tu amigo puede que necesite desahogarse. Necesitan dar a sus problemas un poco de aire para que puedan seguir adelante. Tus intentos de tranquilizarlos pueden ser despectivos. Déjalo hablar. Reconocer que algo malo es malo puede motivarlos a buscar maneras racionales para poder sobrellevarlo.

Tratar de “Arreglar” el Problema Sólo lo Empeora.

Cuando te preocupas por alguien, es difícil verlo sufrir. Es posible que quieras ofrecer sugerencias para ayudar a tu amigo a llegar a la raíz del problema.

“Si yo fuera tú, yo…” y “es mejor…” no ayudará mucho. Al igual que cambiar de tema y ofrecer una seguridad positiva, esta estrategia le roba a tu amigo la validación y el entendimiento que necesita. Parece que cuanto más te preocupas por ellos, peor se vuelve este hábito.

Ofrecer sugerencias no solicitadas sobre cómo harías las cosas no las hará sentir mejor, e intentar ser un solucionador puede ser agotador para ti. Cuando tu amigo te pide consejos, te invita a dar tu opinión. Por lo tanto, evita decirles lo que deben hacer.

Escucha Para Comprender y Validar Los Dentimientos de Tus Amigos

Por sobre todas las cosas, tu amigo quiere ser escuchado. Ofrecles tú don de escuchar con paciencia y autenticidad. Retén tus juicios, olvídate lo que tengas que decir, y mantén espacio para ellos. Pero no los escuches en silencio. Lo que debes hacer es practicar la escucha activa, lo que implica los siguientes pasos:

1. Déles Tu Tranquilidad Con Contacto Físico.

Sentarte en silencio no hará que tu amigo se sienta escuchado. Manténte ocupado en lo que dice y ofrécele un lenguaje corporal que demuestre que lo oyes. Asentir con la cabeza y hacer contacto visual le ayudará a sentirse seguro y los alentará a que lo dejen salir.

2. Habla Sin Repararlo.

No tienes que asentir con la cabeza en silencio, pero asegúrate de que tus contribuciones a la conversación mantengan su atención. Cuando dices cosas como “te escucho” o “sé que no puedo sentir exactamente lo que sientes, pero entiendo que es difícil para ti”, les ofreces lo que anhelan.

3. Házle Saber Que Estás Intentando Entenderlo.

Si simplemente repites lo que te han dicho sin sintetizar la información, estás repitiendo el problema como un loro. Demuestra que haz estado pensando en lo que ha estado diciendo mencionando la situación con tus propias palabras. Por ejemplo,”No parece razonable que tengas que asumir tareas adicionales cuando ya tienes mucho que hacer”, suena mucho más tranquilizador que “Trabajas demasiado”.

Todo lo Que Necesitan Es Un Oído Que Escuche, Nada Más

Saber qué decir y cómo decirlo puede ser todo un reto. Pero si tu amigo viene a ti con sus problemas, significa que confía en ti. Considera tu confianza como un regalo, y haz lo mejor que puedas para mantener el espacio para ellos mientras trabajan a través de lo que está sucediendo en sus vidas.

Sobre todo, ser un oyente activo y trabaja para validar sus sentimientos. Resiste el impulso de arreglar las cosas o cambiar de tema. Un buen oído para escuchar puede ser todo lo que tu amigo necesita para pasar ese momento difícil. Escúchalos de verdad, y te sorprenderás de los resultados. Cuando algua vez te pase lo mismo, ellos harán lo mismo por ti.

Acerca del Autor

Andres Villanueva

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario