¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Comunicación Parejas

Qué Causa el Sentimiento de Culpa en las Relaciones y Cómo Afrontarlo

Se dice que el sentimiento de culpa es uno de los peores del mundo. A veces, nos sentimos culpables sin ninguna razón. Otras veces, sentimos el sentimiento natural, que nos revuelve el estómago, de saber que hemos hecho algo que ha causado daño a alguien a quien queremos.

Aunque el sentimiento de culpa puede ser el resultado de una conciencia hiperactiva, a menudo ese sentimiento de hundimiento es una señal sutil de tu cuerpo que te dice que prestes atención.

En este artículo, compartiré las cuatro razones principales por las que la gente experimenta culpa en las relaciones, junto con algunas formas útiles de lidiar con este sentimiento natural.

4 causas principales de la culpa en las relaciones

Estas son las cuatro causas más comunes de la culpa en las relaciones y cómo puedes lidiar con ellas.

1. Sentir que no eres lo suficientemente bueno

Una de las principales razones para experimentar la culpa es el sentimiento de indignidad. Sentir que no eres lo suficientemente bueno para alguien puede ser desalentador. Estos pensamientos provienen de la baja autoestima y pueden acabar saboteando las relaciones si no se tratan adecuadamente.

Además de los sentimientos de indignidad, algunos de nosotros podemos ser más susceptibles a los sentimientos de culpa debido a la ansiedad. Según Psychology Today, la respuesta de lucha o huida del sentimiento de culpa es “como tener un detector de humo hiperactivo en la cabeza”.

Aunque es natural querer ser la mejor versión de ti mismo para tu pareja, cuestionarte a ti mismo y a tu relación puede conducir a sentimientos de culpa y a pensamientos poco útiles como: “Sólo los estoy reteniendo” o “Es mejor que encuentren a alguien más parecido a ellos”.

En su lugar, experimente con pensamientos más útiles para evitar compararse con su pareja. Lo más probable es que la personalidad de tu pareja sea muy diferente a la tuya, ¡y eso está bien!

Muchas parejas descubren que los polos opuestos se atraen, lo que puede contribuir a una dinámica enriquecedora cuando cada persona aporta sus puntos fuertes a la relación.

Recuerda que tu pareja te eligió a ti, no a ninguna otra persona con la que puedas compararte. Te eligió por ti, así que anímate a ser tú mismo.

Cómo afrontarlo

Si te encuentras con una baja autoestima en tus relaciones, considera la posibilidad de hablar con un terapeuta. Un profesional puede ayudarte a entender cómo replantear tus pensamientos para pensar de forma más positiva y en un tono más útil, de modo que puedas centrarte en tu amor por tu pareja en lugar de en cualquier pensamiento potencialmente negativo que te induzca a la ansiedad.

Ser capaz de cambiar la mentalidad es una habilidad maravillosa que puede beneficiar a todas las áreas de tu vida.

2. Saber que no estás con tu pareja

Por otro lado, la culpa puede surgir cuando sabes que has hecho algo malo. Sea cual sea tu moral, la sensación en la boca del estómago que parece que no puedes quitarte de encima seguirá persistiendo hasta que decidas tener una conversación con tu pareja.

El sentimiento de culpa puede surgir de cualquier circunstancia en la que se haya roto la confianza en una relación, ya sea grande o pequeña.

Tal vez vivas con tu pareja y hayas sobrepasado el presupuesto acordado para el mes haciendo una compra innecesaria. En lugar de dejar que crezca el sentimiento de culpa, ten una conversación sincera con tu pareja sobre tus hábitos de gasto.

Le agradecerá que sea sincero en lugar de ocultar la compra entre las facturas de la tarjeta de crédito y otros gastos discrecionales. La conversación podría ser incluso una oportunidad para pedirle ayuda en la gestión de su dinero si ha tenido problemas para ceñirse a un presupuesto.

En un plano más serio, tal vez hayas divulgado a un compañero de trabajo detalles íntimos sobre los problemas que estás experimentando con tu pareja y te hayas sentido mal después por tu decisión. O tal vez hayas ido un paso más allá y hayas traicionado un secreto que tu pareja te pidió que mantuvieras en secreto.

Cómo afrontarlo

Dado que la confianza es la base de toda relación exitosa, es comprensible que la mala gestión de la intimidad emocional pueda causar problemas de confianza con su pareja y, a menudo, puede conducir a una ruptura. Si te encuentras en una situación en la que has roto la confianza de tu pareja en cualquier contexto, la única manera de seguir adelante es decirle la verdad.

Aunque ser honesto puede doler a veces, tu pareja merece saberlo y probablemente respetará más tu posición por tu honestidad con ella que si se enterara por otros medios.

3. Permanecer en la relación cuando tu corazón no está en ella

Mientras que el sentimiento de culpa puede desarrollarse por hacer algo moralmente incorrecto, estos sentimientos también pueden surgir cuando no actúas en absoluto sobre una situación, permitiendo que los pensamientos rumien en tu cerebro. Este sentimiento de preocupación es sinónimo de la culpa asociada a permanecer estancado cuando, en el fondo, sabes que tu cabeza y tu corazón no están alineados.

Como en todas las situaciones, la sinceridad es la mejor política. No esperes a ver si las cosas mejoran. La comunicación abierta y honesta con tu pareja es importante.

Incluso el simple hecho de admitir que ya no te sientes tan comprometido puede hacer que te quites un gran peso de encima, e incluso puede aliviar un poco la presión de la relación, dependiendo de cómo acepte tu pareja la noticia. En cualquier caso, ser sincero con tus verdaderos sentimientos te permitirá sentirte más tú mismo.

Sin embargo, es comprensible que el sentimiento de culpa que surge al saber que tu pareja se imagina el resto de su vida contigo y al darse cuenta de que tú no sientes lo mismo pueda resultar doloroso. A veces, las personas deciden no continuar una relación hasta el matrimonio, y eso es una parte normal de la vida.

Permanecer en una relación que no se siente bien no es la mejor decisión para ninguno de los dos.

Cómo afrontarlo

Compartir tus sentimientos es el primer paso para llegar a un acuerdo sobre el camino que seguirá tu relación.

No importa el tiempo que lleven juntos, no permitas que esos factores anulen tu decisión si ya te has decidido. Nadie quiere perder el tiempo con alguien que no es honesto. Debes respetar a tu pareja, a la que todavía quieres, y no hacerle perder el tiempo.

Aunque romper nunca es fácil, tanto tú como tu pareja apreciarán a los compañeros que sientan la misma profundidad de amor hacia ellos que ellos sienten hacia ti.

4. Cuando ambos están demasiado ocupados para el otro

Las relaciones tienen altibajos. Estar en la misma página que tu pareja no siempre es automático. La vida pasa, el trabajo se complica y otras obligaciones pueden impedir que ambos conecten con regularidad, lo que a veces puede provocar sentimientos de culpa.

Recuerda que el sentimiento de culpa que surge por no estar en la misma onda que tu pareja es normal y comprensible. Si usted es la pareja más ocupada, puede tener sentimientos de culpa más intensos con pensamientos como: “Mi pareja se merece a alguien que le dedique tiempo” o “No estamos conectando como antes”.

Cuando amas de verdad a tu pareja y ves un futuro con ella, puedes comunicarle tus necesidades y pedirle paciencia. Cuando el trabajo se acelere o te encuentres más ocupado de lo habitual, asegúrate de que, aunque tu relación es increíblemente importante para ti, esta temporada de la vida está más ocupada de lo normal.

Cómo afrontarlo

Considera la posibilidad de fijar una fecha de escapada con tu pareja cuando sepas que tu ajetreada agenda se va a ralentizar, en la que los dos puedan volver a estar juntos y reconectar.

Cuando ambos tengan algo emocionante que esperar más allá de las citas más cortas que comparten mientras tanto, pueden dejar de lado cualquier sentimiento de culpa porque saben que pronto se presentará una oportunidad para reconectarse. Entonces, cuando llegue esa fecha, pueden celebrarse mutuamente y brindar por la paciencia y su amor.

Reflexiones finales

Cualquier sentimiento de culpa no es divertido. Aquellos de ustedes con “detectores de humo hiperactivos” son más susceptibles a los sentimientos de culpa que no están necesariamente correlacionados con ninguna mala acción, como sentirse no lo suficientemente bueno para su pareja o estar demasiado ocupado durante una temporada particular de la vida.

Por otro lado, la culpa puede ser una emoción útil para ayudar a tu brújula moral a guiarte y diferenciar entre lo correcto y lo incorrecto. Escucha tu voz interior cuando te encuentres en situación de hacer algo malo y determina qué camino debes tomar.

En general, la culpa puede ser tanto útil como perjudicial y puede sentirse por muchas razones diferentes. La solución a ambos tipos de culpa es la comunicación.

Comuníquese con su pareja explicándole cómo se siente, pidiéndole ayuda y siendo sincero. Comunícate también contigo mismo. No ignores esos pensamientos y sentimientos. Escucha a tu cuerpo y no permitas que ningún pensamiento negativo rumie en tu cerebro.

Una vez que actúes sobre el sentimiento de culpa y expreses lo que tienes en mente, te sentirás aliviado, tu pareja agradecerá saber lo que está pasando y podrán sentirse más unidos como resultado.

Etiquetas

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario