¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Comunicación Parejas

¿Es Bueno o Malo Vivir Juntos con tu Pareja Antes de Casarse?

En las últimas décadas, muchas parejas se han preguntado si vivir juntos antes de casarse es algo prudente. Esto no es algo que la gente tuviera que pensar hace generaciones porque era muy poco común. Sin embargo, hoy en día es cada vez más común y aceptado. Pero hay que tener en cuenta muchas cosas antes de irse a vivir juntos.

En primer lugar, ambos tienen que examinar sus intenciones y estar en la misma página al respecto. Es decir, ¿viven juntos para ver si son compatibles en la misma casa? ¿Están viviendo juntos porque uno o ambos están evitando (o posponiendo) el matrimonio? Si es así, ¿por qué lo hacen?

Lo ideal es que tengan una conversación larga y sincera sobre por qué uno o ambos quieren vivir juntos sin estar casados. Tal vez, uno de ustedes asume que el otro quiere casarse, y no es así. O uno tiene un plazo determinado para casarse, y el otro no. O uno piensa que se trata de una relación seria y no ha pensado realmente en el matrimonio.

Tener esta conversación es crucial porque si no están sincronizados con sus intenciones, esto causará problemas en el futuro. Sin embargo, a efectos de este artículo, vamos a suponer que ambos saben que el objetivo final es el matrimonio, pero no cualquier tipo de matrimonio, sino, con suerte, uno que esté lleno de amor y sea feliz y saludable.

¿Es Bueno o Malo Vivir Juntos en Pareja Antes del Matrimonio?

Veamos los pros y los contras de la convivencia antes del matrimonio.

Los pros de convivir con tu pareja antes del matrimonio

1. Compartir las finanzas

Esta podría ser una de las razones más populares para vivir juntos antes del matrimonio. Piénsalo, la mayoría de las parejas serias prácticamente viven juntas de todos modos. Guardan la ropa y otros objetos personales en la residencia de una persona, y puede que estén allí más que en su propia casa. Así que, en ese caso, tendría sentido dejar de pagar dos alquileres o hipotecas diferentes, dos facturas de servicios públicos y de cable distintas, y mucho más.

Si bien esto es definitivamente un pro de la convivencia, hay que asegurarse de ser sabios con el dinero. Es muy tentador gastar el dinero extra que se ahorra y ni siquiera saber en qué se ha gastado. Una mejor idea sería ahorrar el dinero del otro hogar e invertirlo en vuestro futuro juntos.

2. Es menos estresante cuando finalmente te casas

Vivir con cualquier persona puede ser estresante. No importa si son tus propios padres, hermanos o hijos, todos tienen la capacidad de ponerte de los nervios cuando vives en el mismo espacio las 24 horas del día. Es un hecho de la vida.

Pero cuando sales con alguien o tienes una relación sentimental seria, has tenido mucho menos tiempo para conocer los hábitos de esa persona. Cuando sales por primera vez, no ves -o pasas por alto- algunos de los hábitos molestos de tu pareja. Incluso puede que te parezcan simpáticos. Pero a medida que pasa el tiempo, lo que creías que estaba bien, a veces te pone de los nervios.

Así que imagina que nunca han vivido juntos antes de casarse y que, cuando se van a vivir juntos, les entra una crisis en la cabeza. Podrías pensar: “¡esta persona me vuelve loca porque nunca lava los platos!”.

Si viven juntos antes de casarse, irán con los ojos bien abiertos y habrá muchas menos sorpresas.

3. Te vuelves más cercano y construyes un vínculo más fuerte

La intimidad es algo muy importante en cualquier relación, pero especialmente en los matrimonios. Pero cuando digo “intimidad”, no sólo me refiero a la intimidad física/sexual o emocional. En realidad, hay otros tipos de intimidad que son igual de importantes, como la intelectual, la espiritual, la vivencial y la volitiva.

Hablemos de la intimidad volitiva. Este tipo se refiere a los compromisos que dos personas contraen entre sí. Por ejemplo, si deciden comprar una casa, un coche o un perro juntos, significa que se están comprometiendo el uno con el otro (independientemente de si están casados o no). Y mudarse juntos representa ese tipo de intimidad.

Cuando una pareja tiene todos estos tipos de intimidad en sintonía, es cuando la relación es fuerte. Por tanto, vivir juntos les ayudará a “probar” y ver si pueden crear y mantener estas intimidades antes de casarse. Y si es así, reforzará su vínculo y hará que tengan más confianza a la hora de casarse.

Los contras de convivir con tu pareja antes del matrimonio

1. Los demás pueden no aprobarlo

Todo el mundo tiene una opinión sobre todo. Y a la mayoría de la gente le encanta hacerla saber, tanto si la pides como si no. Dicho esto, puede ser muy difícil hacer algo sin la aprobación de tu familia o amigos. Muchas veces, la religión se interpone en el camino de tus seres queridos. Hay muchos que ven con malos ojos a las personas que viven juntas antes del matrimonio.

Por ejemplo, muchos católicos no lo aprueban. Entonces, tal vez uno de ustedes, o ambos, crecieron en una familia que iba a la iglesia todo el tiempo y seguía las enseñanzas de la iglesia muy de cerca. Si deciden apartarse de las directrices espirituales, sus familias podrían enfadarse mucho.

Si la familia y los amigos de ambos se oponen a la mudanza, pues mal. Sin embargo, incluso si uno de ustedes tiene una familia que no lo aprueba pero el otro sí, eso puede causar un problema. El miembro de la pareja cuya familia está de acuerdo puede no entender por qué la familia de la otra persona no lo está.

En circunstancias extremas, esto puede hacer que las personas pierdan las relaciones con su familia y/o amigos. Así que es algo que hay que considerar seriamente antes de decidir irse a vivir juntos.

2. La falta de apoyo podría debilitar tu relación

Vivir junto a tu pareja es una gran decisión, tanto si te vas a casar como si no. Además, vivir con otra persona que no sea uno mismo no siempre es fácil. Claro que tener un compañero de piso puede hacer que te sientas menos solo, pero también puede suponer muchos retos.

Así que, si no tienes el apoyo de tu sistema social, es probable que eso afecte a tu relación, y no para bien. Es posible que el estrés y el resentimiento acechen en el aire entre los dos. Puede que se hable o no, y puede que ni siquiera tenga que ver con ustedes dos específicamente, pero las fuerzas externas pueden hacer que tengan conflictos de todas formas.

Vivir con cualquier persona puede ser una lucha a veces en sí misma. Si has tenido compañeros de piso antes, entonces sabes de lo que estoy hablando. Por lo tanto, sin un buen sistema de apoyo en su lugar, puede poner su relación en riesgo, ya que podría crear nuevas dificultades que usted y su pareja no han tratado todavía.

3. Ahorrarás dinero, pero podría debilitar tu vínculo

Cuando estás soltero o simplemente vives solo, tienes el control absoluto de tus finanzas. Nadie puede decirte en qué puedes o no gastar tu dinero. Pero cuando te mudas con tu pareja, eso puede cambiar.

Es posible que sigan teniendo cuentas bancarias separadas, pero compartirán los gastos. Habrá que tomar decisiones como el pago del alquiler/hipoteca o quién pagará los alimentos y los servicios, y puede que tengan opiniones muy diferentes sobre cómo hacerlo.

Y luego está el problema de los gastos externos y/o individuales. Puede que uno de ustedes sea un “gastador” y otro un “ahorrador”. El ahorrador se va a molestar cuando el derrochador gaste su dinero si cree que es irresponsable.

Por ejemplo, puede que uno de ustedes piense que comprar un conjunto de 200 dólares por diversión es una buena idea, y el otro piense que es una decisión estúpida. O tal vez uno quiera gastar 300 dólares para hacer una comida gourmet, y el otro piense que es una pérdida de dinero. Este tipo de diferencias en la forma de gastar el dinero puede causar muchos problemas entre las parejas.

¿Convivir antes del matrimonio ayuda al matrimonio más adelante?

Aunque la mayoría de la gente quiere una respuesta definitiva a esta pregunta, aunque no lo creas, hay investigaciones mixtas sobre el tema. Los estudios más antiguos, de los años 60, 70 y 80, revelaron que las parejas que viven juntas antes del matrimonio tienen más probabilidades de divorciarse, pero la convivencia no estaba tan aceptada socialmente como hoy. Estudios más recientes no muestran las mismas estadísticas, aunque las diferencias no son demasiado sorprendentes.

Otros estudios sugieren que la tasa de divorcio de las personas que viven juntas no está necesariamente vinculada a la parte de la ecuación correspondiente a la “convivencia”. Los resultados muestran que hay muchos otros factores que contribuyen al divorcio, además de la cohabitación.

Por ejemplo, la edad de la convivencia es importante. En general, cuanto mayor es la edad, más probable es que el matrimonio perdure. Otros factores son las características de personalidad, como la capacidad de compromiso. En otras palabras, quizá las personas que conviven antes del matrimonio no valoran el compromiso serio, legal o religioso tanto como las que no conviven.

Dicho todo esto, al final del día, no hay una respuesta evidente a si la convivencia antes del matrimonio es beneficiosa o no. Realmente depende de las personas como individuos y de la pareja en su conjunto.

En Conclusión

A fin de cuentas, la decisión de irse a vivir juntos antes del matrimonio es, en última instancia, de los dos. Como puedes ver, no hay una respuesta clara, correcta o incorrecta: es una decisión tan única como la propia pareja.

Así que, decidas lo que decidas, asegúrate de que tú y tu pareja tengan conversaciones importantes al respecto y de que ambos tengan muy claros los pros y los contras. Después, hazlo lo mejor que puedas y confía en que todo saldrá bien.

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario