¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Parejas

Cómo Permanecer Juntos Con Tu Pareja Cuando Son Diferentes

Las relaciones más fuertes son aquellas en las que ambos pueden ser ellos mismos. La intención de cambiar a la otra persona o de cambiar drásticamente a sí mismo para adaptarse a los ideales de la otra persona sólo los condenan a un fracazo.

Cuando dos personas tienen creencias o hábitos que difieren demasiado, esto crea fricción. Por ejemplo, si tu pareja es devoto/a religioso y el otro es ateo, puede ser muy difícil para la pareja encontrar un terreno común entre ambos. Cuando alguien fanático/a del orden debe soportar los hábitos de un vago, habrá problemas. Los opuestos pueden atraerse, pero no siempre tienen poder de resistencia.

Tener dos personas de mundos completamente diferentes puede ser problemático, pero incluso las parejas que tienen mucho en común necesitan a veces hacer intercambios. Después de todo, no tienen que ser exactamente iguales. Cualquier relación saludable implica compromiso.

Las Pequeñas Diferencias no Resueltas Pueden Causar Enormes Problemas.

Nuestras parejas no son nuestros clones. Talves al inicio todo sea perfecto, pero si te quedas con esa persona el tiempo suficiente, van a empezar los desacuerdos. Tú puedes comprometerte a afrontar algunos conflictos, pero cuando el problema lleva una diferencia en los valores fundamentales, la disputa se vuelve personal. Las parejas pueden criticarse o culparse unas a otras por no pensar o comportarse de la misma manera.

Si los valores fundamentales de dos personas están completamente desalineados, la comunicación será casi imposible. Ambos pueden tratar de demostrar constantemente que tienen razón y los conflictos serán comunes. Los valores y creencias son la preferencia de uno. Es difícil cambiar los valores de la otra persona. Por supuesto, no todos los valores deben superponerse, pero es necesario que haya algunos, y deben compartirse.

Los pequeños desacuerdos tambien traen consigo las fallas en la comunicación. Tenía dos amigos que fueron a terapia matrimonial. Uno de los mayores problemas en su matrimonio era sobre los platos. La esposa odiaba tener platos en el lavadero. A su marido no le importaban, y a menudo le decía que los lavara. Se sintió frustrada cuando él no estaba apoyando, y ella lo haría de todos modos. Ella pensó que él estaba siendo rencoroso, pero él era realmente carente de entusiasmo en ese tipo de tareas.

Ella veía su actitud indiferente hacia los platos como un ataque personal. Si no hubieran ido a terapia, esa pequeña brecha en la comunicación habría seguido creando tensión en su familia.

Cuando una pareja tiene un desacuerdo, es importante tener tiempo para comunicarlo. En algunos casos, no es posible llegar a un compromiso. En otros casos, el argumento se basó en una comprensión errónea de la situación. De cualquier manera, estos problemas empeorarán la relación si no se afrontan oportunamente.

La Mayoría de la Gente Afronta las Diferencias de una Manera que Empeora sus Vidas Amorosas

Las personas manejan las diferencias entre sí de muchas maneras. Sin embargo, no se dan cuenta de que la forma en que intentan afrontar las diferencias termina empeorando su relación y sus vidas amorosas.

Algunos no están dispuestos a renunciar a nada.

Algunas personas piensan que si uno tiene que comprometerse, entonces talves su pareja sea un mal partido. Ellos pueden exigir inconscientemente que la otra persona cumpla con los requisitos pidiéndoles que hagan una cierta cosa de vez en cuando.

Si la pareja nunca puede cumplir con los elevados estándares establecidos por la otra persona, se cansará, se sentirá frustrada y triste. Y si esto pasa varias veces, sentirá constantemente decepcionado por la incapacidad de su pareja para satisfacer sus expectativas.

Imagínese lo que podría suceder si un miembro de una pareja pone un alto valor en la moda (la llamaremos “La Elegante”) mientras que el otro apenas puede ponerse los calcetines (lo llamaremos “El Descuidado”). Puede que tengan desacuerdos sobre alguna salida. “La Elegante” puede decidir que su pareja “El Descuidado” necesita mejorar su estilo porque es vergonzoso salir con alguien que se ve mal arreglado.

En lugar de que “La Elegante” se comprometa eligiendo salidas menos formales o intentando ayudar a “El Descuidado” a vestirse, “La Elegante” confunde esta falta de estilo con una falta de cuidado en su relación. Sin embargo, “El Descuidado” realmente se siente como si fuera imposible parecerse a una foto de revista. A estos dos les costará mucho trabajo hacer que su relación funcione.

Algunos se comprometen más que su pareja.

Cuando las personas comienzan una relación, pueden estar dispuestas a hacer algunos sacrificios porque realmente les gusta la otra persona y quieren que les guste. Una persona puede intentar minimizar la diferencia con su pareja renunciando a sus propios intereses.

Hay algo de compromiso en esto, pero debido a que una persona se rinde más que la otra, la relación está desequilibrada. Eventualmente, la persona que se rinde demasiado estará exhausta e infeliz.

“María recien se estaba enamorando e hizo muchos sacrificios para estar con su novio. Le encantaba todo tipo de música, y su novio era músico. El único problema era que él era muy testarudo con las bandas que le gustaban. Cuando ella hablaba de una banda que no le gustaba, él la atacaba. En vez de defenderse a sí misma, su respuesta fue simplemente sonreír, asentir con la cabeza y no hablar nunca de cómo se sentía con las bandas que ella sabía que él desaprobaba.”

La elección de la música puede parecer una cosa menor, pero en una relación que a ambos les gusta, puede ser un gran sacrificio para quien cediera a los gustos del otro. El novio no tuvo que renunciar a nada de lo que disfrutaba en este intercambio. Y si, la relación de María no funcionó.

Algunos sacrifican mucho más de lo que deberían.

Comprometerse con los valores fundamentales y creencias de tu pareja es otra receta para la frustración y el agotamiento. Tu puedes renunciar a las cosas pequeñas en nombre del amor, pero si tus valores fundamentales están en juego, esto podría ser un mal partido.

Verás este comportamiento cuando una persona piensa que necesita cambiarse a sí misma para estar a la altura de los estándares de la otra persona. En este caso, una o ambas partes pueden tener la creencia equivocada de que no debería haber diferencias entre ellas. Hacer feliz a una pareja a expensas de la propia felicidad sólo empeora la relación.

Esto pasa en muchas parejas, siempre uno es quien dá más por el otro. Sacrificando gustos, valores e intereses. No es malo hacerlo, lo malo es hacerlo completamente solo y todo.

Comprométete Sólo Cuando Sea Más Feliz y Y Realmente Creas que es lo Mejor.

No existe un estilo universal de compromiso porque cada pareja es diferente. Al mismo tiempo, los compromisos exitosos comparten algunas características comunes.

Habla Sobre Los Problemas.

Los malos hábitos y las cosas que se han normalizado en una relación pueden ser desafiantes para iniciar un problema. Es difícil saber cuándo dejarlo pasar y cuándo hablar. Discute las expectativas, los límites y las maneras en que pueden apoyarse mutuamente para que el compromiso no se sienta como un ataque personal.

Es posible crear una situación en la que todos salgan ganando a partir de un desacuerdo. Trabajen juntos para que ambos estén ganando algo que quieren. Hacer un cambio no parece tan desalentador si no sientes que estás perdiendo.

Ambos Deberían Renunciar a Algo.

Cuando una pareja está avanzando bien juntos, es posible que cada uno tenga que ajustar algo que hace para que encaje con el estilo de vida de la otra persona. En vez de que una persona sacrifique todo, cada uno debe de dar un poco para crear armonía. Si le pides a tu pareja que haga un cambio, tu tambien deberías de estar listo para hacer algunos.

Pero hacer cambios no tiene por qué ser un sacrificio. Evita que todo este proceso cree una imposición mayor. Ambos todavía deben de estar dispuestos a hacer cambios para fortalecer su relación.

Ten en Cuenta que los Valores Fundamentales no se Pueden Negociar.

Tener un desacuerdo respetuoso es saludable, pero esperar que alguien altere tus creencias para permanecer unidos no lo es. Estas cosas son difíciles de cambiar porque hacen que la gente sea lo que es. Pueden aprender a respetar y aceptar las diferencias, pero no pueden forzar el cambio.

Deja que las Diferencias te Acerquen Más a tu Pareja.

Es casi imposible encontrar a dos personas que hagan todo exactamente de la misma manera. Ser algo diferente de tu pareja puede hacer que tu relación sea más divertida y emocionante. Tu podrías tener la oportunidad de ver las cosas de una nueva manera, o experimentar cosas que no hubiera probado por cuenta propia.

El compromiso es una parte natural de unir a dos seres humanos distintos. Puede ser una celebración de nuestra singularidad. Mientras ambos estén dispuestos a hacer ajustes o abandonar las cosas en aras de una mejor relación, el proceso de negociación los hará más fuerte.

No tienes que renunciar a quién eres para estar bien en una relación, pero puedes trabajar con tu pareja para sacar lo mejor el uno del otro.