¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Familia

Cómo Pasar más y Mejor Tiempo de Calidad con la Familia

Cuando los padres se toman un momento para pensar en lo que más importa en la vida, una de las respuestas más importantes es siempre pasar más tiempo con la familia. Es algo en lo que todos estamos de acuerdo, pero ¿cómo lo conseguimos? ¿Qué se interpone en el camino para pasar tiempo de calidad con la familia?

Tal vez la mejor pregunta sea: ¿qué es lo que no impide pasar más tiempo (por no decir tiempo de calidad) con la familia?

Está la falta de tiempo. El tiempo en que estamos despiertos y nuestros hijos están despiertos puede pasar muy rápido. A esto hay que añadir el tiempo que pasamos trabajando y todas las tareas diarias que exigen nuestra atención: limpiar, comprar, cocinar, conducir y hacer los deberes. Y hacer esas cosas con los niños a cuestas probablemente no es el tiempo “de calidad” que ninguno de nosotros desea.

El análisis de todas esas cosas que nos quitan tiempo nos lleva a la siguiente barrera para pasar tiempo de calidad juntos: la energía (o realmente, la falta de energía). La combinación de la falta de sueño, el estrés, las preocupaciones y el hecho de estar constantemente ocupados conduce a un gran agotamiento entre los padres, y las mejores intenciones para pasar tiempo de calidad no son compatibles con el agotamiento.

Tiempo, energía y vida… ¡Oh, Dios! ¿Cómo pasar más tiempo con la familia?

También hay otros factores. Muchos de nosotros también somos cuidadores de los padres, llevamos a cabo actividades secundarias junto con trabajos a tiempo completo y nos enfrentamos a problemas de salud. La lista podría ser interminable. Pero la verdad es que queremos y necesitamos ese tiempo con nuestras familias, independientemente de lo que ocurra.

Heather Odendaal, directora de la organización WNORTH, que reúne a las mujeres líderes en las empresas, señala que los años de la pandemia nos trajeron una nueva realidad en la que las mujeres tenían que navegar por otra capa de complejidad a la hora de trazar las líneas entre su trabajo y su vida familiar para evitar el agotamiento.

Así que hay que buscar soluciones. Pero todas las soluciones deben venir con una advertencia. Tienes muchas cosas que hacer. Lo último que necesitas es una carga de culpa.

Busca lo que pueda funcionar o ayudar. Ignora todo lo que te haga sentir la tentación de que la culpa pese sobre tu mente y tu corazón. Incluso dedicar tiempo a leer estos consejos es un buen paso, así que sé amable y comprensivo contigo mismo. A continuación, nueve consejos sobre cómo pasar más tiempo con la familia.

1. Decida que va a pasar tiempo de calidad

La intención puede ser realmente poderosa, y en este caso, la intención de pasar más tiempo de calidad con su familia es el lugar adecuado para empezar. La intención toma un “deseo” y lo convierte en un “lo haré”. No es necesario que lo tengas todo planeado ni que tengas idea de cómo lo harás realidad. Empieza por decidir que va a suceder. “Pasaré más tiempo de calidad con mi familia”.

Por supuesto, también hay que tomar medidas para conseguirlo. Pero con una intención clara, puedes evaluar todo en función de esa intención. Pregúntese: ¿con esto conseguiré pasar tiempo de calidad con mi familia? Si la respuesta es no, busca alternativas que consigan lo que quieres.

2. Deshazte de la palabrería

A veces, estamos tan acostumbrados a hacer ciertas cosas -o a hacer las cosas de cierta manera- que no nos damos cuenta de la cantidad de tiempo/energía extra que le estamos dedicando. Esta es la esponja de la vida que absorbe los recursos que podríamos gastar en nosotros mismos y en nuestra familia.

Hay un viejo cuento sobre una madre que siempre cortaba el asado de una manera determinada antes de cocinarlo. Cuando le preguntaron por qué, respondió: “Así lo hacía siempre mi madre”. La pregunta se remonta a la generación anterior. ¿Y la respuesta? “Es la única forma en que podía caber en mi asadera”.

¿Hay cosas que haces por costumbre que no te sirven? Esto puede estar ocurriendo en casa (me viene a la mente un horario rígido de tareas) o en el trabajo (la buena reunión que debería haber sido un correo electrónico para uno).

3. Cree formas nuevas y más fáciles de hacer las cosas

Un rasgo casi universal de las madres es la capacidad de hacer que las cosas funcionen cuando las probabilidades están totalmente en contra. Utiliza este superpoder para identificar algunas de las cosas que no funcionan en tu horario y deshazte de ellas o cámbialas. Cuando veas algo que es más fácil y/o que te ahorra tiempo o dinero, hazlo.

Tal vez incluso preparemos las cosas para la próxima generación, y nuestros hijos disfruten gastando menos tiempo y energía en las cosas de la vida simplemente porque eso es lo que aprendieron de sus padres.

4. Monos y circos

¿Has oído alguna vez el dicho “Ni mis monos, ni mi circo”? La idea es que las cosas que no son nuestra responsabilidad son, bueno, ¡no nuestra responsabilidad! Eso no quiere decir que todo el mundo gaste su tiempo y su energía saltando a situaciones de las que podríamos alejarnos (aunque todos lo hemos hecho).

Se trata más bien de la energía mental y emocional que dedicamos a problemas y causas que realmente no podemos cambiar o que no tenemos los recursos para abordar en este momento. Cualquier cosa, desde las noticias hasta las redes sociales o el drama familiar, puede encajar en esta categoría.

Simplemente no tenemos el ancho de banda para involucrarnos en todo lo que no funciona en el mundo. Y para muchas personas que se preocupan profundamente por todo el mundo, exponernos a crisis y tragedias fuera de nuestras responsabilidades inmediatas puede destruir la poca energía que nos queda.

Tal vez quieras volver a esa intención y centrarte en lo más importante que has elegido para tu vida: pasar más tiempo de calidad con la familia. Si ese hilo de texto o ciclo de noticias es un circo del que no necesitas formar parte, aléjate. ¡Deja que otra persona se encargue de esos monos!

5. En busca de momentos familiares fáciles

Pasar tiempo de calidad juntos no significa un viaje épico a una cabaña en el bosque donde treparán a los árboles y jugarán a juegos de mesa durante una semana. (Para algunos, eso puede ser increíble. Pero otros sienten que su corazón se acelera de terror al pensarlo).

Busca cosas que sean fáciles de hacer y de mantener. No hay reglas estrictas sobre cómo debe ser el tiempo de calidad. Cada persona, cada niño, cada familia y cada situación son un poco diferentes de los demás, y está bien que crees los momentos familiares que te funcionan.

6. Utiliza el teléfono

Es cierto, muchos artículos dicen que hay que apagar el teléfono cuando pasan tiempo juntos. ¡Esto no tiene por qué ser lo correcto todo el tiempo!

Siéntate con tu hijo adolescente y resuelvan juntos el Wordle una vez al día. Mira vídeos de animales tontos con tu preadolescente. Tengan un tablero de Pinterest familiar donde fijen ideas divertidas para probar.

7. Elige tu tiempo

Es posible que haya que probar y equivocarse para saber qué horas son las mejores para pasar tiempo en familia. Es un equilibrio entre lo que es mejor para ti y para el resto de la familia.

Si tu hijo pequeño tiene crisis épicas entre las 4 y las 5 de la tarde todos los días, quizá no debas cocinar la cena en familia. (Y, si tú tienes crisis épicas en determinados momentos, ¡date el espacio que necesitas para superarlo!)

8. Sé amable

Lo último que necesitamos es otra cosa que “deberíamos” hacer cada día y que se convierta en una tarea insoportable. Una mujer sabia dijo una vez: “No dejes que nadie te obligue”. Eso te incluye a ti.

Si ese tiempo en familia no funciona hoy, ¡no pasa nada! Inténtalo de nuevo mañana. Si sigue sin funcionar, permítete probar algo diferente o un momento distinto. Si bien es cierto que hay que crear hábitos y tradiciones, también hay que ser amable con uno mismo y con la familia.

9. Cuidado con el monstruo de la cena

Esta es una gran fuente de culpabilidad para algunas madres. Muchas fuentes insisten en la importancia de cenar en familia, como si las relaciones estuvieran condenadas si no lo hacen. Pero si tienes horarios de trabajo no tradicionales o tus hijos están en casi cualquier actividad, cenar juntos en familia puede ser una expectativa poco razonable.

Tal vez, en cambio, salgan a tomar un helado todos los domingos por la tarde, desayunen juntos o saquen a los niños del colegio para comer juntos.

Heather Odendaal, de WNORTH, comparte un estudio en el que se descubrió que la proporción de comidas compartidas con sus hijos y el tiempo dedicado a leerles aumentó entre 2018 y 2020, mientras que el tiempo dedicado a las salidas familiares en el mismo periodo de tiempo disminuyó debido a las restricciones de viaje y otros factores relacionados con la pandemia. ¡Lo que funcione para ti es algo bueno!

Reflexiones finales

Hoy en día, los padres están muy presionados para ser todo para todos. Eso no significa que la presión sea apropiada, justa o necesaria. Está bien rechazar las cosas que no les sirven a ti y a tu familia para poder pasar más tiempo de calidad juntos.

Ah, una cosa más. Dado que muchas cosas pueden cambiar tan rápidamente, siempre está bien cambiar el plan para que puedas seguir teniendo lo que quieres en tu vida. Y cuando encuentres algo que te funcione, considera compartirlo con los demás.

Cuando una buena idea funciona, ¡todos podemos inspirarnos!

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario