¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Salud Física y Mental

Cómo Identificar un Episodio Hipomaníaco (Hipomanía)

Si ha oído hablar de la manía, se preguntará qué es la hipomanía. ¿Son los dos lo mismo? ¿Es una más severa que la otra? ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Cuando se trata de salud mental, es importante tener una clara comprensión de los diferentes términos y exactamente lo que significan.

Este artículo arrojará algo de luz sobre las diferencias clave entre manía e hipomanía. Saber en qué se diferencian ambas te ayudará a sentirte más informado, tanto si eres la persona que sufre de hipomanía como si estás apoyando a un ser querido durante un episodio.

¿Qué es la hipomanía?

La hipomanía y la manía se parecen en muchos aspectos: ambos son períodos de alta energía, excitación y exceso de actividad que afectan seriamente a su vida cotidiana.

Sin embargo, hay algunas diferencias clave, que se enumeran a continuación:

  • La manía dura una semana o más, mientras que la hipomanía dura unos pocos días.
  • Los síntomas de la hipomanía son menos graves que los de la manía.
  • La manía tiene un impacto negativo grave en sus actividades diarias. La hipomanía suele ser menos perturbadora.

Cómo identificar un episodio de hipomanía

Identificar un episodio hipomaníaco puede ser difícil, especialmente si la manía no es algo con lo que se tenga mucha experiencia.

Para que alguien sea diagnosticado con hipomanía, debe haber experimentado al menos tres de los siguientes síntomas durante varios días. Los síntomas serán persistentes, no sólo sentimientos pasajeros.

  • Aumento de la autoestima
  • Disminución de la necesidad de dormir, mucha energía después de muy poco descanso.
  • Hablar más de lo habitual, o hablar de forma muy rápida
  • Se distrae muy fácilmente
  • Se está orientando más hacia los objetivos que de costumbre y quiere hacer muchas cosas…
  • Hacer cosas sin tener en cuenta las consecuencias (por ejemplo, sexo sin protección, juegos, gastos excesivos)

Si bien un episodio hipomaníaco no debe resultar en una perturbación grave de la vida cotidiana de la persona, será claramente perceptible para los amigos y la familia.

Por ejemplo, puedes notar que un amigo normalmente tímido de repente es muy hablador y sociable, o un pariente que normalmente lo posterga se centra mucho en los objetivos, quedándose despierto toda la noche para hacer las cosas.

Poder identificar claramente un episodio hipomaníaco es realmente importante, ya que permite a la persona que lo experimenta acceder a la ayuda y el apoyo que puede necesitar.

¿Cuál es la diferencia entre manía e hipomanía?

Ya hemos enumerado algunas diferencias clave entre la manía y la hipomanía, pero los ejemplos a continuación ofrecen una comparación más profunda.

Ejemplo 1

Hipomanía: Puede que te sientas feliz y emocionado, con muchas ideas.

Manía: Puede que creas que tienes poderes especiales, que estás en una misión secreta, o que puedes ver cosas que otras personas no pueden.

Ejemplo #2

Hipomanía: Puede que te comportes de una manera más coqueta de lo habitual.

Manía: Podrías tener sexo sin protección o engañar a tu pareja.

Ejemplo #3

Hipomanía: Podrías tener una mayor conciencia, los colores podrían parecer más brillantes y audaces, o los sonidos podrían parecer más fuertes.

Manía: Podrías experimentar psicosis, oír voces o ver cosas que otras personas no pueden.

Ejemplo #4

Hipomanía: notas que te sientes diferente a lo habitual.

Manía: No notas ninguna diferencia en la forma en que te sientes o te comportas, y no ves ningún motivo de preocupación.

Conocer la diferencia entre manía e hipomanía te ayudará a entender completamente lo que está pasando.

¿Qué causa la hipomanía?

Hay muchos factores que contribuyen a la hipomanía. Los episodios hipomaníacos pueden ser un síntoma de ciertos trastornos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar, pero no siempre es así.

A continuación se enumeran algunas posibles causas de la hipomanía:

  • Estrés extremo o un gran cambio de vida (por ejemplo, mudarse de casa, dejar un trabajo).
  • Cambio de estación, para algunas personas, la hipomanía ocurre sólo durante una determinada época del año, como la primavera.
  • Consumo de alcohol o drogas/adicción a las drogas.
  • Falta de sueño o cambios en el patrón de sueño (por ejemplo, comenzar a trabajar en turnos de noche).
  • Dar a luz,  algunas mujeres experimentan hipomanía como parte de la psicosis posparto.
  • Tomar medicamentos: la hipomanía puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos recetados, como los antidepresivos.
  • Enfermedades físicas: algunas enfermedades y afecciones pueden desencadenar la hipomanía.

¿Cómo se trata la hipomanía?

La manía y la hipomanía se tratan de varias maneras. Una opción es la medicación, y hay una serie de fármacos antipsicóticos que su médico puede recetar. Entre ellos se encuentran el haloperidol, la olanzapina, la quetiapina y la risperidona. Puede que se necesite un poco de ensayo y error para encontrar el medicamento que funcione mejor para usted. En casos raros, cuando otros tratamientos han fallado, su médico puede recomendar la terapia electroconvulsiva.

También se le puede ofrecer terapia de conversación para ayudarle a entender mejor la hipomanía y cómo manejarla. Aprenderá estrategias de afrontamiento saludables, formas de reducir el riesgo de un episodio hipomaníaco y tendrá la oportunidad de hablar sobre sus sentimientos.

La hipomanía puede ser atemorizante y confusa. Estar completamente informado le ayudará a lidiar con los episodios hipomaníacos de la manera más efectiva posible.

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario