¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Desarrollo Personal Salud Física y Mental

Cómo Evitar que los Pensamientos Intrusivos te Coman Vivo

El cerebro humano es un órgano increíble. Lo que más asociamos con el cerebro es el pensamiento. Asimila una enorme cantidad de información, y la procesa en una multitud de formas, como el pensamiento cognitivo, el recuerdo de la memoria y la toma de decisiones.

El cerebro procesa tanta información que no es raro que experimentemos pensamientos aleatorios, o pensamientos intrusivos, no relacionados con ninguno de nuestros valores. La mayoría de las personas experimentan pensamientos intrusivos sin ninguna consecuencia significativa. Pero para unas pocas personas, los pensamientos intrusivos son más severos y pueden dificultar el funcionamiento normal del día a día.

Aquí vamos a examinar la naturaleza de los pensamientos intrusivos, y luego discutiremos cómo detener los pensamientos intrusivos cuando están causando problemas.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

En términos generales, los pensamientos intrusivos son pensamientos que aparecen en tu mente aparentemente de la nada. Suelen ser pensamientos extraños en los que normalmente no pensarías. Por ejemplo, podrías pensar: “¿Qué pasa si tengo un derrame cerebral o un ataque al corazón?”

Podrías pensar que el daño puede llegar a alguien que conoces, tal vez incluso a un ser querido. Ciertamente no quieres que alguien a quien amas salga herido, pero sin embargo ese pensamiento aleatorio cruza tu mente.

La naturaleza absurda de los pensamientos intrusivos puede causar a la gente algo de angustia. Sin embargo, en general, son una parte normal de tener un cerebro activo. Estamos tan acostumbrados a pensar en algo todo el tiempo que durante los períodos de tranquilidad los pensamientos aleatorios e intrusivos surgirán de la vasta base de datos que llamamos nuestro cerebro.

Estos pueden aparecer cuando te duermes o cuando te despiertas. Pueden distraerte durante una reunión o presentación importante. O incluso pueden encontrar el camino hacia los momentos de meditación.

Hay otra clase de pensamientos intrusivos llamados “pensamientos intrusivos no deseados”. Estos son más intensos y pueden desencadenar ansiedad, pánico, culpa o asco. Su contenido suele ser sobre la violencia, el sexo o comportamientos socialmente inaceptables. Pueden ser bastante perturbadores. Algunos ejemplos son:

  • Empujar a alguien delante de un vehículo en movimiento
  • Apuñalar a alguien
  • Torturar a una persona o animal
  • Tocar al azar a un extraño

Lo que hace que los pensamientos intrusivos no deseados sean perturbadores es que las personas tienen miedo de cometer los actos que se imaginan en su mente, o que indican que algo está mal en ellos.

En su mayor parte, los pensamientos intrusivos no son nada de lo que preocuparse. Sin embargo, si tiene dificultades para sacarlos de su mente, y si interfieren con el funcionamiento normal de su vida, entonces puede buscar ayuda profesional. Esto no significa que quiera cometer los actos, sino que tal vez sólo necesite ayuda para aprender a manejarlos.

Un mito común sobre los pensamientos intrusivos

Un mito común sobre los pensamientos intrusivos es que inconscientemente queremos cometer los actos imaginados en nuestra mente. Esto es raramente el caso. No es raro que personas amables y cariñosas tengan pensamientos intrusivos sobre el daño a los demás. Se dan cuenta de que son sólo pensamientos al azar que son inconsistentes con sus intenciones, y simplemente los ignoran.

Otro mito común es que todos los pensamientos intrusivos deben ser examinados. Recuerden, son sólo pensamientos al azar, no acciones. El único poder que tienen para dañarnos es el poder que les damos.

¿Qué causa los pensamientos intrusivos?

Como se mencionó anteriormente, en la mayoría de los casos, los pensamientos intrusivos son sólo pensamientos inofensivos al azar que aparecen en nuestra mente de forma inesperada. En otros casos, pueden ser indicativos de otros trastornos mentales o emocionales. Pueden causar a las personas una gran angustia y dificultar su capacidad de funcionar si no se controlan.

Trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se produce cuando los pensamientos intrusivos se vuelven repetitivos y la persona no tiene la capacidad de controlarlos. Los pensamientos conducen a ciertas acciones con la esperanza de que hagan que los pensamientos desaparezcan.

Por ejemplo, una persona con TOC puede desarrollar una rutina de comprobación y revisión para asegurarse de que todas las puertas y ventanas están seguras, a fin de aliviar el temor de ser asaltado por un intruso.

Trastorno de estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) puede ocurrir como resultado de un evento traumático, como un ataque violento. La persona con TEPT experimenta una angustia severa y tiene dificultades para aceptar el evento. En tales casos, los pensamientos intrusivos son parte de la experiencia. La persona sigue reviviendo la experiencia y las emociones asociadas a ella.

Trastornos de la alimentación

A veces las personas desarrollan trastornos de la alimentación como resultado de no ser capaces de lidiar con sus emociones. El trastorno puede tener diferentes manifestaciones, como comer en exceso, atracones, hambre o purgas. En cualquier caso, la persona está tratando de ocultar o superar una serie de pensamientos, creencias o emociones recurrentes, y los pensamientos intrusivos forman parte de esta dinámica.

Adicción

La adicción suele ser el resultado de crecer sin aprender a lidiar de manera saludable con los conflictos, las emociones o la vida en general. Cuando una persona no sabe cómo afrontarlo, entonces la única alternativa es tratar de cubrir las emociones con una sustancia que cambie el estado de ánimo, como el alcohol, las drogas o un comportamiento, como el sexo. Los pensamientos intrusivos son parte de la adicción porque los adictos desarrollan pensamientos y comportamientos obsesivos y compulsivos.

Cómo detener los pensamientos intrusivos

La mayoría de las personas tienen pensamientos intrusivos que son inofensivos. Aunque el contenido de los pensamientos puede ser violencia y comportamientos socialmente inaceptables, la persona es consciente de que son sólo pensamientos al azar y no son sus verdaderas intenciones o motivos.

Aunque es difícil detener completamente los pensamientos intrusivos, podemos disminuirlos significativamente. Aquí hay algunas estrategias efectivas:

1. No te dejes llevar por ellos

Si nos dejamos llevar por nuestros pensamientos intrusivos, entonces les damos más poder y aumentamos la probabilidad de que vuelvan a ocurrir. Lo mejor que podemos hacer es ignorarlos y no darles ninguna importancia.

2. Evitar el entretenimiento que implique violencia

Los estudios han demostrado que ver violencia en la televisión, u otros medios, puede conducir a un comportamiento agresivo. Y por supuesto, el comportamiento agresivo es precedido por el pensamiento agresivo.

3. Meditación de atención plena

Meditación de atención plena es una forma de calmar la mente y ayudar a centrarse en un pensamiento más positivo. Por lo tanto, reduce la cantidad de pensamientos aleatorios y cambia su contenido de pensamientos insanos a pensamientos más sanos y productivos.

4. Reducir la agitación mental

Los pensamientos intrusivos son a veces el resultado de una mente hiperactiva. Además de usar la meditación de atención plena para calmar la mente, se puede reducir la agitación mental reduciendo (o eliminando) las fuentes. Estas fuentes pueden incluir demasiadas actividades o responsabilidades en su vida, y ruido de fondo, como la radio y la televisión cuando no está ocupado con ellas.

Lidiando con pensamientos intrusivos más severos

Si tiene pensamientos intrusivos que le dificultan en sus funciones, es posible que necesite buscar ayuda profesional. Esto no significa que haya algo malo en usted, sino que puede que sólo necesite ayuda para aprender a hacer frente a los pensamientos intrusivos. A continuación se presentan un par de enfoques que podría utilizar un profesional de la salud mental.

1. Terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitiva conductual (TCC) es una forma de terapia de conversación en la que un consejero de salud mental le ayuda a examinar sus patrones de pensamiento. El objetivo es identificar los pensamientos inexactos o negativos y desarrollar estrategias para cambiarlos de manera que aprendas a responder a los pensamientos de una manera más saludable.

2. Medicamentos

A veces los problemas de salud mental son el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro. En tales casos, un profesional de la salud mental puede recetar medicamentos, como antidepresivos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o inhibidores de la recaptación de serotonina (SRI).

Al considerar la posibilidad de utilizar medicamentos para tratar cualquier problema de salud mental, es aconsejable proceder con cautela. En primer lugar, la mayoría de los medicamentos tienen efectos secundarios desagradables. En segundo lugar, por lo general no son una cura, sino que tienen por objeto abordar los síntomas.

Tercero, no siempre está claro si los patrones de pensamiento son la causa o el resultado del desequilibrio químico. Por ejemplo, los adictos pueden mostrar un desequilibrio químico en el cerebro, pero esto es el resultado de años de pensamiento poco realista. Por lo general, la adicción puede tratarse sin medicamentos. En tales casos, busque la ayuda de un experto en adicciones.

En Conclusión

Los pensamientos intrusivos son una parte normal de la vida. Son el resultado de tener una mente activa que trabaja las 24 horas del día. Para la mayoría de las personas, los pensamientos intrusivos no son un problema. Reconocen que los pensamientos no significan mucho y son fugaces.

Sin embargo, para algunas personas, los pensamientos intrusivos pueden ser más problemáticos. Los pensamientos pueden ser recurrentes y causar una angustia emocional significativa. También pueden indicar otros problemas de salud mental, como el TOC, el TEPT o la adicción.

Si sus pensamientos intrusivos le dificultan una vida normal, es aconsejable buscar ayuda profesional. Un experto en salud mental puede abordar las causas subyacentes de los pensamientos intrusivos y ayudarle a desarrollar estrategias para hacerles frente.

En cualquier caso, aunque el contenido de los pensamientos intrusivos pueda ser perturbador, generalmente no indican que usted tenga la intención subconsciente de actuar con esos pensamientos. Recuerde, son sólo pensamientos.

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario