¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Crianza Hijos

Cómo Enseñar a los Niños a Respetar Cuando son Pequeños

Cuando nos adentramos en el viaje de ser padres, pasamos por una montaña rusa de pensamientos, mirando un poco hacia adelante y preocupándonos por mantener a nuestros hijos a salvo. Está ese bucle de querer ser capaces de mantenerlos, de darles a nuestros hijos las cosas que queríamos pero no podíamos tener. Pero también está esa preocupación persistente en el fondo de nuestra mente sobre lo que pasará cuando nuestros hijos se conviertan en adolescentes. ¿Recuerdas a Kevin y Perry y el momento en que Kevin cumplió 13 años? Kevin pasó de ser un niño estupendo a un monstruo que hablaba mal de sus padres todo el tiempo.

Piensa en cómo eras tú de adolescente. ¿Había una lucha de poder con tus padres o había respeto mutuo? La idea de que nuestros hijos nos respeten suele estar en nuestra mente mientras nuestros hijos son pequeños. No suele ser un problema. Fuera de las rabietas ocasionales, sólo hay arco iris y unicornios. Aprender a respetar es probablemente menos importante que aprender a atarse los cordones de los zapatos, ¿verdad? Pues no.

La realidad es que el respeto es uno de los valores más importantes que puede aprender un niño pequeño. Puede ayudar a construir buenas amistades con otros niños en el barrio y en la escuela. Aprender a ser un poco más tolerante con las diferencias hace que sean más comprensivos cuando las personas no actúan o se comportan como tus hijos esperan que lo hagan. El respeto ayuda a los niños a concentrarse más en clase. Y lo que es más importante, puede construir una relación más fuerte con la familia inmediata.

Todas estas son cualidades que queremos para nuestros hijos, y también son las cualidades de un líder. Enseñar respeto a nuestros hijos suena muy bien. Pero primero, ¿qué es y cómo enseñamos el respeto a los niños?

¿Qué es el respeto?

El respeto es una forma de reconocer y apreciar los derechos, las creencias, las prácticas y las diferencias de otras personas. Es algo más que ser tolerante con otras personas. Es un sentimiento que surge de tu interior sobre cómo debes tratar a otras personas. También se trata de cómo debes pensar en ti mismo. Más recientemente, el respeto también se ha hecho más visible con la idea de respetar el espacio personal de otras personas debido a la pandemia.

Cuando nuestros hijos aplican el respeto, tomarán mejores decisiones y evitarán cosas o personas que les hagan daño. Es más probable que cuiden los regalos que les has comprado. Y lo que es más importante, es más probable que se ganen el respeto de sus padres cuando se conviertan en adolescentes, en lugar de exigirlo.

¿Cómo enseñamos a los niños a respetar?

Mi opinión personal es que no hay que externalizar la enseñanza del respeto a otras personas. Como padres, tenemos que asumir esta responsabilidad. Incluso desde una edad temprana, hay muchas malas influencias en la actitud de nuestros hijos hacia el respeto, como los terribles modelos de conducta de las películas como Frozen. En esta película, Elsa no se responsabiliza de la gestión de sus poderes, hace daño a su hermana y a su reino, y evita demostrar cualquier tipo de respeto a lo largo de la historia. Entonces, ¿por dónde empezar con la enseñanza del respeto a los niños?

1. Enseña a tus hijos a compartir

Mi primer recuerdo en el que aprendí a respetar fue a los cuatro años. Tenía un increíble triciclo rojo. Era épico, tenía un diseño personalizado, tenía ruedas más rápidas y un bloqueo de dirección decente. Un día, mi padre cogió el triciclo y lo entregó a mi guardería. ¡Otros niños lo estaban usando! Fue un choque cultural, ya que era una de mis cosas favoritas, pero ahora tenía que compartirla. Me costó un poco de tiempo, pero me pareció bien compartirlo porque mi padre me recompensó con una tarta por compartirlo.

Compartir es una de las mejores maneras de enseñar a los niños el respeto. Nuestros hijos aprenden que si damos un poco a los demás, a veces podemos conseguir también algo de lo que queremos. Los niños se fijan en lo que hacen los padres. En la mesa, ¿se pasan las cosas, como el ketchup, o comparten la comida? ¿O todo el mundo saca sus teléfonos, se sienta en un silo y se dispersa rápidamente? La mesa es un buen lugar para aprender a compartir, pero también lo son los juegos con los niños.

Jugar a juegos como el Lego es una forma estupenda de introducir el compartir y el respeto. Pueden construir juntos una torre, algo sencillo y divertido, y turnarse para añadir piezas al edificio o intercambiarlas si están construyendo su propio mundo.

2. Deja que tus hijos respondan por sí mismos

Mi trabajo es como entrenador de artes marciales, que es un trabajo divertido, por cierto. Llegaremos a esto en un minuto, pero quería compartir una observación muy común que vemos en la academia.

Cuando los niños vienen a su primera clase, pueden tener tan solo cuatro años o tan solo 12 en nuestros programas para niños. Todos los entrenadores se interesan por el motivo por el que los niños quieren probar una clase y por lo que los padres quieren que su hijo aprenda. Cuando nos reunimos por primera vez con un niño, nos ponemos a su altura, ya que no es respetuoso encumbrar a los niños pequeños y hablarles con desprecio.

Ahora que estamos a la altura de los ojos, sonreímos, saludamos al niño por su nombre y le hacemos una pregunta como “¿quién es tu superhéroe favorito?” para poder establecer una pequeña relación antes de las preguntas más importantes. Al cabo de unos segundos, los padres suelen intervenir y responder por ellos.

Esto puede ocurrir independientemente de que el niño tenga cuatro o doce años. Para ser sinceros, probablemente todos hemos hecho esto alguna vez con nuestros hijos e incluso con nuestras parejas. Es bien intencionado, pero el problema es que cuando intervenimos.

No estamos mostrando respeto a nuestros hijos, ya que no estamos valorando sus opiniones. Puede ser que simplemente tarden más en opinar en una nueva situación. Rescatamos a nuestros hijos porque pensamos que son tímidos o tienen poca confianza en sí mismos. Pero si lo hacemos mucho, estamos impidiendo que fluya el respeto.

Deja que luchen, que piensen por sí mismos y muéstrales algo de paciencia. No siempre responderán, pero te sorprenderá ver que la mayoría de las veces perseverarán para comunicarse de la manera que prefieran.

El problema es que cuando intervenimos por nuestros hijos, pueden ocurrir dos cosas:

  • Reforzamos que su opinión no es valorada, y/o;
  • Rescatamos a los niños menos seguros de sí mismos (tímidos) de una situación incómoda que les impide desarrollar habilidades para el futuro.

En lugar de intervenir para hacer las cosas por nuestros hijos o responder por ellos, deja que respondan, luchen y piensen por sí mismos. Te sorprenderá cómo crecerá su sentido de la importancia personal. Cuando los niños se sienten más seguros y capaces -incluso en situaciones incómodas- el respeto fluye más libremente.

El secreto es no darle importancia, tanto si hablan como si no. Pero hay que dejarles un poco de tiempo para que lo intenten, y luego continuar si no hay progreso esta vez. Tal vez la próxima vez haya un progreso a medida que su confianza crezca.

3. El rol de modelo a seguir

De todas las formas en que podemos enseñar el respeto, predicar con el ejemplo es la más difícil. Seamos sinceros, todos pensamos que nuestros hijos deben “hacer lo que yo digo, no lo que yo hago”. Pero rara vez funciona así en la vida.

Recuerdo que llevé a mi hija a comer a un pub cuando tenía una edad en la que todavía utilizaba una silla alta. Habíamos quedado con un amigo mío porque tenía algunos problemas en casa y quería ponerse al día y charlar. A mi hija, le sirvieron primero su almuerzo en el pub, a mí después y a mi amigo, al que llamaremos Dave, le sirvieron el último. Estábamos a punto de empezar a comer cuando Dave miró su comida, le devolvió el plato a la camarera y gritó: “¡Se ha equivocado de pedido, ve a arreglarlo ahora!”.

Dave estaba cansado y estresado, por eso habíamos quedado. Sin embargo, no es una excusa para ser un pésimo modelo de conducta al no tener empatía, respeto y autocontrol frente a Hannah. En este caso, sentí la necesidad de disculparme con la camarera y también lo hizo Dave.

Sin embargo, aprecio que todos tenemos esos momentos en nuestras vidas, como Dave, cuando todo va mal. Es fácil decir: “debes mantener la calma, mantener el control y mostrar comprensión a los demás”. Pero la realidad es que las acciones que deberíamos llevar a cabo son sencillas de hablar pero más difíciles de poner en práctica. Pero tenemos que intentar encontrar la energía para mostrar a nuestros hijos algo de respeto y profundizar en esos momentos en los que necesitamos la energía para ser pacientes.

Dale a tu hijo un poco de paciencia

Muchas veces, cuando nuestros hijos se comportan “fuera de lugar”, simplemente han olvidado o no han visto la señal para mostrar el comportamiento correcto. Todos hemos estado tan metidos en una tarea que no hemos visto cómo nos llamaban por nuestro nombre o hemos estado cansados y hemos respondido de forma poco acertada por instinto. A veces es necesario tener un poco de paciencia con nuestros hijos si este es el caso. Es la forma correcta de demostrarles respeto: hacerles buenas preguntas, sobre todo si meten la pata, en lugar de arremeter y exigirles que nos escuchen a la primera. Al fin y al cabo somos sus padres, ¡deben hacer lo que se les dice!

Vas a experimentar cuando tu hijo diga “te odio” o “ojalá no fueras mi mamá o mi papá”. Puede que incluso escuches esto de tus hijos cuando tienen tan sólo cuatro años. ¿Recuerdas la película de la que hablaba? Los niños imitan lo que ven y oyen. Esto no significa que las palabras que acaban de utilizar sean realmente ciertas. Suele ser una respuesta visceral cuando se enfadan. Puedes responder: “¿Qué te ha hecho sentir así?”. Por lo general, se sentirán mejor y obtendrán una respuesta más útil que cuando usas “¡vete a tu cuarto, ahora!”.

Así pues, predicar con el ejemplo es algo más que ser un modelo de conducta. También es mostrar a tus hijos respeto y tratarlos como personas en lugar de tratar de controlarlos completamente y encontrar la paciencia. Esto parece un trabajo duro, así que tal vez un poco de externalización de la enseñanza de los niños sobre el respeto está bien.

Un poco de externalización puede ser algo bueno

He mencionado que no se debe externalizar la enseñanza del respeto, pero algunas actividades pueden suponer una gran diferencia. Sí, estoy a punto de contradecirme y hablar de las artes marciales. Cuando se piensa en las artes marciales, suelen venir a la mente hombres con pijamas blancos que se inclinan, se arrodillan y escuchan pacientemente al sensei “maestro”.

Muchos clubes de artes marciales se han pasado a las camisetas y a los pantalones estilo jogging, pero han mantenido los rituales que ayudan a construir el respeto y el carácter. Hay muchas rutinas dentro de las artes marciales que son grandes hábitos para que los niños aprendan, que les guiarán en el aprendizaje del respeto.

Entrenar con un compañero también ayuda a mejorar. Enseña a tu hijo a ser responsable de su uniforme, del equipo de entrenamiento e incluso de la academia. Todos nuestros alumnos ayudan a limpiar las colchonetas en las que entrenan, a ordenar el equipo después de cada actividad y a permanecer en silencio en posición de atención. Estas son grandes lecciones de vida que enseñan a sus hijos el respeto también.

¿Sólo 3 maneras de enseñar el respeto? ¿Es todo lo que tienes que hacer?

Todos queremos enseñar a nuestros hijos el respeto porque sabemos que les ayudará a tener más éxito y ser más felices en la vida. No hay una edad demasiado temprana para empezar el aprendizaje. Compartir es un enfoque que se puede iniciar a una edad temprana, pero también está bien valorar las necesidades de tu hijo. Así, si tiene un juguete favorito y no quiere compartirlo, no pasa nada, siempre que lo comparta en general.

A continuación, deja que tu hijo responda por sí mismo. Para ser sincero, esto es lo más difícil, ya que el silencio puede resultar incómodo, pero hay que perseverar y dejar que intente responder por sí mismo. Esta pequeña actividad supone una gran diferencia a largo plazo y los niños mejoran a medida que aumentan su confianza.

Por último, está la “el rol de modelo a seguir”. Es probablemente la influencia más fuerte en nuestros hijos a una edad temprana, ya que admiran mucho a sus padres. Sólo recuerda que para esos días en los que te sientes malhumorado y cansado, practica un poco de paciencia, y si te equivocas en algo, es posible que tengas que disculparte.

Siempre puedes subcontratar parte del aprendizaje de tus hijos en una actividad estupenda, como las artes marciales. Si sigues este camino, busca un club que tenga un programa de desarrollo del carácter. Verás que las lecciones de respeto son más directas en lugar de estar implícitas a través de tradiciones y rituales. Mi última observación sobre la enseñanza del respeto a los niños es que, si tienes niños con un fuerte aprendizaje visual y auditivo, intenta aprovecharlo.

Etiquetas

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario