¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Amistad Comunicación Desarrollo Personal

Cómo Encontrar un Mentor y Hacer Que la Relación Funcione

Uno de los atajos más rápidos para tener éxito en cualquier cosa es aprender de alguien que ya lo ha hecho. No importa cuáles sean tus objetivos (desde iniciar un negocio hasta inventar una nueva tecnología, desde convertirte en un mejor orador hasta conseguir un ascenso), hay alguien por ahí que ha hecho alguna variación de ello. Ya se han enfrentado a las pruebas y tribulaciones de ese viaje. Tienen las conexiones. Han adquirido experiencia y sabiduría. Conocen los escollos y los retos, y conocen los atajos. Si quieres tener más posibilidades de éxito, busca un mentor.

Si lees la biografía de cualquier persona de éxito, te darás cuenta rápidamente de que hay una cosa que todos tienen en común: han tenido mentores, personas que les han enseñado, defendido y apoyado, personas que les han ayudado a tomar un atajo en su camino hacia el éxito en su campo.

La tutoría no es exactamente nueva

La historia documentada de la tutoría se remonta al menos a la antigua Grecia. En la Edad Media, la mayoría de las habilidades y oficios se aprendían mediante el aprendizaje y, desde los años 70, la tutoría se ha convertido en una parte fundamental de muchos negocios y empresas.

Pero no se trata sólo de un legado perdurable: la investigación avala sus beneficios. Las personas con mentores tienen más probabilidades de obtener ascensos, estar más comprometidas e incluso sentirse más satisfechas en el trabajo. De hecho, un estudio realizado en Sun Microsystems descubrió que el 25% de los empleados que participaron en la tutoría obtuvieron un aumento de sueldo y tenían cinco veces más probabilidades de obtener un ascenso.

Entonces, ¿cómo aprovechar todos estos beneficios y encontrar un mentor? La buena noticia es que hoy en día hay más oportunidades que nunca, desde las gratuitas hasta las de pago, desde las formales hasta las informales.

Cómo encontrar un mentor

Aquí hay cinco maneras de encontrar un mentor y hacer que la relación funcione.

1. Empiece por su departamento de recursos humanos

Si trabajas en una empresa, empieza por el departamento de recursos humanos. Ellos podrán ponerte en contacto con cualquier programa de mentores patrocinado por la empresa o, al menos, indicarte la dirección correcta.

Incluso si no ha oído hablar de un programa de mentores de la empresa, merece la pena comprobarlo porque podría sorprenderse: el 71% de las empresas de Fortune 500 tienen programas de mentores, pero sólo el 37% de los profesionales tienen un mentor de forma activa.

Si tu empresa no tiene un programa formal de mentores, RRHH puede recomendarte organizaciones alineadas o grupos de afinidad, o incluso ayudarte a concertar una reunión informal con un potencial mentor en la organización.

2. Únase a un club, organización o grupo de afinidad

No es necesario que trabajes en un entorno corporativo para unirte a un grupo o club afín. Si hay un área que te apasiona o si estás buscando un mentor con antecedentes e intereses similares, hay varias organizaciones sin fines de lucro, organizaciones y grupos que pueden ayudarte a conocer a un mentor potencial.

Únete a un club o grupo de tu área de interés y empieza a establecer contactos. Hay grupos relacionados con todo, desde habilidades como la oratoria hasta campos como el emprendimiento o el arte, pasando por la celebración y el apoyo a tu cultura, origen, orientación sexual o identidad.

Si empiezas con tus pasiones y valores, es más probable que encuentres un mentor que esté alineado.

3. Apúntate a una aplicación o servicio de networking

En el siglo XXI, la creación de redes puede ser tan simple como un golpe en el teléfono o un clic en el ordenador. Hay un montón de grupos de networking y mentores que ya existen, desde SCORE, que ayuda a las pequeñas empresas a conectarse con mentores de forma gratuita, hasta Meetup.com, que ayuda a las personas con intereses similares a reunirse, o incluso Shapr, que se conoce como el “Tinder para los negocios” y te ayuda a conectar con otros profesionales de tu zona.

La herramienta por excelencia de las redes sociales para los negocios, por supuesto, LinkedIn, puede ser una poderosa baza para ayudarte a encontrar un mentor o para que te presenten a uno a través de un contacto mutuo si hay una persona específica en tu campo que te gustaría conocer.

La mayoría de estos servicios son gratuitos o de bajo coste, así que investiga un poco y únete al servicio que tenga más sentido para ayudarte a conocer a un mentor.

4. Pagar por un programa de mentores o un grupo de reflexión (mastermind)

Además de los numerosos recursos gratuitos, también puedes pagar para estar conectado a un mentor o a una comunidad de mentores. Algunos líderes de alto nivel venden programas formales de mentores. También hay grupos, organizaciones y masterminds de pago que abarcan todos los sectores y áreas de interés.

Si está interesado en un programa de pago, investigue en Internet sobre posibles mentores y pregunte a personas de su campo si hay mentores o programas que hayan contratado ellos mismos o de los que hayan oído hablar. Aunque una relación pagada cambia la dinámica de una mentoría clásica, puede ser extremadamente beneficiosa si estás buscando una estructura y resultados específicos o acceso a una persona o grupo de personas muy prominentes.

5. Acércate directamente a las personas que te inspiran

Puedes intentar contactar directamente con las personas que te inspiran o con posibles mentores. Investiga y encuentra personas que te inspiren o que hayan alcanzado el éxito en tu área de interés, y luego ponte en contacto con ellas directamente para pedirles que te asesoren.

Por supuesto, si tienes la oportunidad de que te presenten a través de un contacto mutuo (consulta primero LinkedIn para ver si tenéis algo en común), tendrás más posibilidades de obtener una respuesta positiva. Pero muchas mentorías destacadas empezaron con un simple correo electrónico audaz en el que se pedía ser mentor. Así que no te prives de contactar directamente si hay alguien con quien realmente quieres conectar.

Aprovecha al máximo la tutoría

La relación mentor-mentoreado es diferente a casi cualquier otra relación que puedas tener. No es exactamente una amistad, pero tampoco es una dinámica de jefe-empleado (a menos que tu mentor sea tu jefe). Por ello, es importante establecer la estructura adecuada para asegurarse de que ambos sacan el máximo provecho de la tutoría.

He aquí cinco maneras de sacar el máximo provecho de la tutoría.

1. Aclare sus objetivos

Antes de establecer una tutoría, ten claro por qué quieres un mentor. ¿Qué espera obtener de la relación? ¿Qué habilidades quiere aprender? ¿Dónde espera que esta relación le ayude a llegar en los próximos seis meses o un año? ¿Cuánto tiempo quieres dedicar a esta tutoría? ¿Cómo sabrás si la tutoría es un éxito?

Una vez que tengas claros tus objetivos, podrás evaluar mejor quién es el adecuado para ti, dónde encontrar a esta persona y cómo comunicarte para que ambos entén en la misma página.

2. Establezca expectativas y límites claros

Toda buena tutoría comienza con una comunicación clara y unas expectativas y límites claros. Desde el principio, decida claramente cómo y con qué frecuencia se reunirán, cuáles son los objetivos y las expectativas de cada uno y qué límites tiene la relación.

Por ejemplo, algunas tutorías se reúnen mensualmente pero se envían mensajes de texto entre las reuniones. Otras sólo se reúnen trimestralmente y se comunican por correo electrónico algunas veces entre ellas. Otras no mantienen ningún tipo de correspondencia entre las reuniones. Un poco de trabajo por adelantado para dejar claras cosas como dónde se reunirán, con qué frecuencia, qué comunicación es aceptable y qué asuntos están dentro de los límites de la tutoría puede ayudar mucho a asegurar que sea una relación sostenible y mutuamente beneficiosa.

3. Mantén la coherencia

Una vez que se hayan definido los detalles, manténgalos constantes. Intenta programar las reuniones con un mínimo de 3 a 6 meses de antelación para que no haya malentendidos. Por ejemplo, puedes optar por reunirte el primer viernes de cada mes, a menos que se discuta lo contrario.

Trate de no cancelar las reuniones a menos que surja algo realmente inevitable y, si el correo electrónico es habitual, asegúrese de comprobarlo sistemáticamente por correo electrónico en los intervalos. La mayor amenaza para la tutoría es la falta de constancia. Con el tiempo, decir: “Te enviaré un correo electrónico cuando esté libre el mes que viene”, se convierte en dos o tres meses sin ninguna comunicación, y luego en una tutoría fallida.

Todos estamos ocupados, y es normal que surjan cosas, así que si la tutoría no está en tu calendario y no se le da prioridad, es posible que no se lleve a cabo a partir de cierto momento. ¡Haz un punto para mantenerlo consistente!

4. Esté abierto a nuevas formas de pensar y a probar cosas nuevas

La tutoría te desafiará y puede pedirte que pruebes cosas nuevas. No tienes que estar necesariamente de acuerdo con todo lo que dice tu mentor, pero haz lo posible por mantener la mente abierta y probar cosas nuevas; puede que te sorprendas.

Es probable que tu mentor tenga mucha experiencia en tu área de interés, y puede tener nuevas formas de pensar sobre las cosas gracias a toda esa experiencia. Esto no significa que tengas que aceptar sus consejos a largo plazo, pero estar abierto a probarlos demuestra a tu mentor que aprecias su sabiduría y también te abre a nuevas posibilidades.

Si algo no encaja después de haberlo probado, habla con tu mentor sobre ello, y podéis trabajar juntos para encontrar la opción adecuada. Pero preséntate, haz tus deberes, escucha y estate abierto a nuevas ideas y enfoques. Ese es el objetivo de la tutoría, y muestra a tu mentor que te tomas la relación en serio.

5. Agradece y da también

A partir del último punto, sé agradecido. Especialmente si se trata de una relación no remunerada, tu mentor está donando su tiempo para apoyarte. Expresa tu gratitud y aprecio siempre que puedas, y tómate los consejos y los deberes tan en serio como sea posible. Y no sientas que es una relación unilateral. Tu mentor saca mucho provecho de la relación, desde el agradecimiento hasta la celebración de tus éxitos, e incluso la futura creación de redes y conexiones que puedes compartir con tu mentor.

Así que no olvides celebrar tus triunfos y reconocer que se trata de una relación mutuamente beneficiosa. Cuanto mejor te sientas en la relación, mejor te irá.

En Conclusión

La tutoría es un activo increíble e inestimable que puede acelerar tu crecimiento, tu éxito e incluso tu realización. Encontrar el mentor adecuado y sacar el máximo provecho de la relación puede significar la diferencia entre la pérdida de tiempo y la conexión, la sabiduría y un atajo hacia tus objetivos.

Así que sumérgete y aprovecha los mismos beneficios a los que los líderes de éxito han accedido durante los últimos 3.000 años. ¡Búscate un mentor!.

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario