¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Hijos Paternidad y Maternidad Psicología

Cómo Ayudar a tus Hijos con la Ansiedad (lo que debes y no debes hacer)

Para muchos, la ansiedad es el término que lo engloba todo para describir el nerviosismo, pero para quienes padecen un trastorno de ansiedad específico, puede ser un miedo debilitante a una cosa o situación que no supone una amenaza real. La ansiedad en las relaciones y en los hijos es una situación que pasan muchas familias.

El uso excesivo de la palabra en nuestra vida diaria puede hacer que la comprensión del trastorno sea confusa para nuestros hijos e igualmente confusa para los padres que intentan mitigar el estrés y la tensión que presencian en sus hijos. Esto hace que sea más difícil para los padres aprender a ayudar a sus hijos con ansiedad.

Las investigaciones sugieren que el 9,4% de los niños de entre 3 y 17 años han sido diagnosticados de ansiedad. Por desgracia, las interacciones familiares también pueden aumentar la ansiedad si alimentan los patrones de pensamiento ansioso.

Entonces, ¿cuáles son las claves para ayudar a tu hijo con ansiedad?

Cómo ayudar a tus hijos con la ansiedad

1. No razone. Haz técnicas de conexión a tierra

Cuando tu pequeño está en medio de un ataque de ansiedad, los síntomas influirán en sus pensamientos, haciendo que el miedo parezca aún más razonable. Una de las mejores maneras de reducir los síntomas para que pueda empezar a superar el miedo es mediante técnicas de conexión a tierra.

Las técnicas que puedes probar son chupar un caramelo agridulce, la técnica 33×3, en la que el niño debe nombrar tres sonidos, vistas y olores, o la aromaterapia.

Las investigaciones sugieren que chupar un caramelo agridulce es una gran técnica de enraizamiento que permite al niño desviar la atención de los síntomas de ansiedad en ese momento centrándose en otra cosa.

Esto se diferencia de la evitación porque ayuda al niño a enfrentarse a los miedos al centrar su atención en otras sensaciones y puede ayudarle a empujarse a sí mismo a enfrentarse a los miedos y a controlar la ansiedad.

2. No evites. Apoye

Como padre, te sientes impulsado a proteger a tu hijo de cualquier daño. Por eso, al ver que tu pequeño experimenta una angustia extrema, es natural que quieras proporcionarle un alivio a corto plazo permitiéndole evitar la situación que le asusta.

Algunas formas de hacerlo son hablar por nuestros hijos en entornos sociales, permitirles dormir en la cama con nosotros o permitirles faltar a la escuela y a situaciones sociales. Estas medidas proporcionan un alivio a corto plazo, pero a la larga podrían empeorar la ansiedad de tu hijo.

Lo que puedes hacer en su lugar es crear un plan para abordar las cosas o situaciones relacionadas con la ansiedad y apoyar a tu hijo para que las supere.

Trazar pasos graduales para afrontar el miedo de tu hijo debería disminuir la angustia extrema mientras sigue afrontando y superando sus miedos. En este caso, el apoyo puede consistir en palabras de ánimo y cariño, en acudir a un psicólogo y en hablar con los educadores del niño.

También es importante asegurarse de que tu hijo sepa que confías en sus capacidades. Permitirle tomar sus propias decisiones, aunque sean pequeñas, es un paso importante para comunicarle que tienes confianza en ellos.

Decir cosas como: “Puedo oír que tienes miedo, pero estoy contigo y sé que puedes superarlo”, también es una buena forma de asegurarse de que tu hijo cree que puede enfrentarse a sus miedos y a la incertidumbre.

3. No se estrese. Mantenga la calma

Un gran punto fuerte de un buen padre es estar en sintonía con su hijo. Sin embargo, cuando se trata de manejar la ansiedad de su hijo, esto también puede ser un gran inconveniente.

La reacción de un padre ante la ansiedad de su hijo suele ser estresarse y ponerse ansioso él mismo, lo que sólo agravará la situación.

La capacidad de mantener la calma y manejar su estrés es posiblemente lo mejor que puede hacer, especialmente cuando su hijo está en medio de un ataque de ansiedad. Esto no sólo le demuestra a tu hijo cómo manejar su estrés, sino que también le ayudará a aliviar sus miedos y le inculcará confianza en su capacidad para enfrentarlos.

Por último, resistir el estrés y mantener la calma también podría ayudarle a pensar con más claridad y a tomar decisiones más meditadas sobre cómo apoyar mejor a su hijo.

4. No dé poder a los sentimientos. Respétalos

Un error común es pensar que la validación significa estar de acuerdo, pero no siempre es así. Puedes entender y empatizar con la experiencia de miedo de tu hijo sin menospreciarla o despreciarla.

Por ejemplo, si su hijo tiene ansiedad por la salud y teme tener una enfermedad que usted sabe que no tiene, probablemente no querrá amplificar estos sentimientos dándole la razón, pero tampoco querrá menospreciar sus sentimientos, provocando más ansiedad.

En lugar de eso, escucha y sé empático mientras les ayudas a entender lo que les angustia, animándoles a sentir que pueden enfrentarse a sus miedos.

Las frases que pueden ser útiles para que tu hijo las escuche pueden ser: “Sé que tienes miedo, y no pasa nada, y estoy aquí, y voy a ayudarte a superar esto”. Esto ayuda al niño a sentirse comprendido y a saber que no está solo.

5. No hagas preguntas capciosas. Piénsalo bien

Aunque pueda parecer contradictorio, hacer preguntas capciosas puede continuar el ciclo de ansiedad. Es mejor hacer preguntas abiertas o hablar de las preocupaciones con tu hijo, ya que esto le permite seguir hablando de sus sentimientos sin dar el poder y el control al miedo.

Por ejemplo, en lugar de preguntarle: “¿Estás ansioso por suspender el examen?” Intenta preguntarle cómo se siente con respecto al examen o incluso cómo se siente en general. En este caso, ellos tienen el control de sus sentimientos.

Otra buena manera de quitarle poder a la ansiedad es pensar las cosas.

Por ejemplo, si tu hijo tiene miedo de que le manden a buscar un desconocido, puedes pedirle que, si esto ocurre, exprese su miedo al abandono.

Entonces, ambos pueden trabajar juntos para encontrar una solución, como tener un código especial para dar a quien recoja al niño, eliminando el riesgo y el miedo. En este caso, tener un plan es una forma de que tu hijo reduzca la incertidumbre de forma eficaz.

6. No restrinja. Lleve una dieta equilibrada

Lo que comes tiene un impacto en tu salud mental, y cuando se trata de controlar la ansiedad, apoyar las necesidades nutricionales de tu hijo podría marcar una gran diferencia en la gravedad de los síntomas. Las vitaminas como el magnesio y el omega-3 son excelentes para equilibrar el estado de ánimo, el nerviosismo y la inquietud.

En cuanto a las hormonas y los alimentos, la serotonina se produce y se absorbe principalmente en el intestino, y también es una de las principales hormonas responsables de la gravedad de los síntomas de ansiedad. Puedes favorecer la absorción de serotonina comiendo mucho pescado, avena y productos lácteos.

También debes animar a tu hijo a hacer ejercicio, ya que esto no sólo ayudará a mediar los síntomas de ansiedad, sino que también aumentará la producción de serotonina.

7. No te dejes llevar por la corriente. Establezca una rutina

Como la ansiedad suele estar motivada por la sensación de incertidumbre, una buena manera de combatirla es crear una rutina que aporte previsibilidad y certidumbre a la vida del niño ansioso.

Para ello, hay que establecer los mismos horarios para despertarse, dormir la siesta, comer, jugar, hacer los deberes y estar en familia todos los días. De este modo, el niño sabe qué esperar y le permite sentir que su entorno es seguro.

Tener una rutina también puede hacer que los periodos de anticipación sean cortos y minimizar los sentimientos de fatalidad inminente en el niño. Si sabe que su hijo está ansioso por ir al médico y recibir sus vacunas, puede programar la visita justo después del recreo, lo que reduce la necesidad del niño de pensar repetidamente en lo que podría salir mal.

Esta sensación de previsibilidad también debería ayudar al niño a concentrarse en ciertas cosas en casa, como la hora de la televisión o de la cena, y a superar sus miedos.

Reflexiones finales

Aunque no es algo que se pueda eliminar, encontrar formas de manejarla y reducir su gravedad es crucial para apoyar el bienestar y superar la ansiedad de su hijo.

Aunque el alivio a corto plazo suele parecer la mejor opción, puede ser perjudicial a largo plazo. En cambio, si le das a tu hijo herramientas de apoyo, le enseñas a tener una dieta equilibrada y a mantenerse activo, y le enseñas a desafiar sus pensamientos, le estarás dando herramientas poderosas para superar su ansiedad de por vida. Recuerda que es primordial en este proceso, que nosotros como padres estemos en buena forma para apoyar a nuestros hijos y saber como dejar de estar ansiosos nosotros mismos es buena forma de iniciar.

Etiquetas

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario