¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Parejas

7 Señales De Que Eres Realmente Infeliz en Tu Relación Con Tu Pareja

Las relaciones son complicadas y, cuando no estás contento, puede ser difícil saber qué es lo que está causando y qué necesitan cambiar. A veces es tan fácil como abrirse a tu pareja acerca de sus problemas, mientras que otras veces puede ser necesario cambiar de pareja o jugar solo para aclarar su mente. Cuando estás en medio de esas cosas, puede ser difícil saber si eres infeliz en tu relación o simplemente infeliz en general (en cuyo caso, una relación puede ser la cura que necesitas). A continuación, te explicaremos como saber si tú eres realmente infeliz en tu relación.

1. Estás Deprimido/a De Tu Vida en el Hogar.

No importa lo que hagas en la vida, vas a tener días buenos y malos. Tu relación no es diferente. Sin embargo, no importa por lo que estés pasando en casa, tienes que sentirte cómodo/a en tu propio hogar. Si constantemente temes ir a casa porque tu pareja está ahí, hay un problema. Tal vez es algo que ya sabes, todo el mundo tiene una discusión o simplemente necesita tiempo a solas.

Cuando ese anhelo de estar solo se convierte en una obsesión insaciable durante meses y años, es hora de darse cuenta de que no eres la excepción a la regla. Eres infeliz en tu relación, y necesitas mirarte al espejo y hacer lo que sea necesario para hacerte sonreír.

2. No te Sientes Cómodo/a Siendo Tú Mismo/a.

Te amo… no te amo… te amo… no te amo… te amo… no te amo…

¿Recuerdas todas esas cosas que descubriste sobre ti cuando te juntaste con tu pareja? Lo que tu pareja te hizo sentir cuando se conocieron, que hizo que te enamores de él o ella. Si no te hacen sentir así, no es el fin del mundo. Si tu pareja te hace sentir incómodo, entonces ella o él sólo te está arrastrando hacia el abismo. Depende de sólo de ti decidir cómo manejar eso.

Necesitas estar cómodo con quien eres. Esto significa estar cómodo en tu piel y con la forma en que caminas, hablas, ves, respiras, te mueves y todas las demás cosas que te hacen unico. Si la persona que supuestamente te ama no te hace sentir bien contigo mismo/a, debería de saber que puede hacerlo mejor.

3. No Puedes Dejar de Fisgonear.

La confianza mutua es necesaria en cualquier relación. La única manera de conseguir esa confianza es con respeto. Puedes encontrarlo en cualquier lugar, sin importar cuán privado y seguro creas que es… Las probabilidades de que tenga una contraseña que yo no pueda descifrar son escasas. Si nos hemos conocido en persona, podría instalar un registrador de teclas en su celular. Encontrar toda su información en línea difícilmente requiere ser un experto. Cualquier idiota con un dispositivo Wi-Fi puede acosarte cibernéticamente. Soy el único idiota del pueblo que lo admite.

Así que ahora que sabemos que todo el mundo fisgonea (no sólo la Agencia de los EE.UU), es el momento de abordar tus hábitos personales. Los gobiernos fisgonean porque no confían en nosotros. Si estás espiando a tu pareja, es porque no confías en él. Está bien tener dudas, y es perfectamente normal investigar cualquier cosa que parezca rara, pero ten en cuenta que la recopilación de datos es sólo la mitad de una investigación. Si te encuentras constantemente fisgoneando y cuestionando todo, claramente hay un problema de confianza y la relación probablemente necesita terminar.

4. Tienes Miedo del Compromiso.

Si llevas saliendo más de un año y no estás comprometida, nunca va a suceder. El compromiso es importante. La gente encontrará un millón de maneras de describir por qué no pueden comprometerse. Si eres una mujer que quiere poner a prueba el compromiso de un hombre, dile que estás embarazada y no digas nada más. Observa su reacción durante los próximos minutos. Presta atención a cómo reacciona. Si se está alejando, no te ama lo suficiente. Termínalo.

No importa quién seas, si te gusta, entonces necesitas ponerle un anillo. Encuentra un anillo de compromiso, pega una piedra preciosa y cásate con esa persona. Si no eres legalmente capaz de casarte o no crees en él por una razón u otra, tengan un hijo (o adopte uno, como sea que pueda). Es un compromiso financiero enorme, y si no estás listo para uno u otro después de un año, no desperdicies más tu preciosa vida en esa relación. Tu relación debe ser algo que te impulse hacia adelante. Si no va a ninguna parte, hazlo una relación abierta y llámelo lo que es, salir con múltiples personas.

5. Imaginas Una Vida Más Feliz Sin Tu Pareja.

Está bien soñar despierto aquí y allá. Todos tienen esa lista de famosos y esa otra lista de gente en tus vidas con las que acostarías. Todo eso es normal. Sin embargo, si todo lo que estás haciendo es imaginar una vida más feliz sin tu pareja, es una señal de que estás en la relación equivocada. Eres infeliz y necesitas salir.

Tu pareja debe ser incluida en tus sueños. No hay nada malo en querer un futuro con alguien. Trata de recordar lo que soñaste antes de que tu corazón se rompiera por las realidades de la vida, el amor y la búsqueda del éxito humano. ¿Recuerdas cuando te enamorabas de ese chico guapo en clase? En secreto, te imaginarías casándote con él o ella y participando en una aventura; así es como debería ser la vida. Si al menos no estás imaginando aventuras juntos, ¿entonces por qué estás en esa relación?

6. Te Molestas, En Vez De Amar a tu Pareja.

Cuando una relación comienza a desmoronarse, empiezas a resentirte con tu pareja por todas las cosas que alguna vez amaste de él o ella. Cuando has llegado a este punto, tu pareja ha alcanzado por lo menos el punto N° 2 de esta lista. Desde la perspectiva de tu pareja, tu infelicidad es percibida como una ofensa contra ellos por ser quienes son. Si ambos son infelices en la relación, es mejor que termine lo más rápido y sin dolor posible.

7. Tú Persigues Sentimientos Pasados.

Está bien recordar el pasado, pero si todo lo que haces es desear que las cosas sean como antes, es una señal de que no estás en el camino correcto. Eres infeliz y, al menos, necesitas tener un diálogo abierto sobre ello. Esto no es necesariamente una señal de que la relación deba terminar, pero definitivamente necesita un empujón. Cuando hablas con tu pareja con franqueza sobre lo que estás buscando, nunca sabrás cómo reaccionará. El riesgo solo vale la pena, sea bueno o malo.

CONCLUSIÓN:

Si en tu actual relación tienes alguno de estos puntos mostrados, es momento de tomar cartas en el asunto rápidamente. Recuerda que alguno de ellos puede lastimar mucho a tu pareja, y lo mejor de todo es solucionarlo antes de que la situación se agrave, si sientes que no se puede, lamentablemente deberías de terminar definitivamente. De esta manera, evitaremos dolores más grandes del que sentiríamos si intentamos cerrar ese capítulo en buenos términos.