¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Comunicación Desarrollo Personal Familia

14 Cosas Que Sólo el Hijo del Medio (o El Segundo Hijo) Sabría

Ser el hijo del medio (o el segundo hijo) puede ser difícil. No llegamos a ser el bebé lindo de la familia, y nunca podemos salirnos con la nuestra. Pero estar en el medio no significa que seamos aburridos; de hecho, la verdad está lejos de eso. El niño del medio es a menudo el más fuerte de todos. Son creativos, interesantes y pueden manejar bien la presión, y son muy, muy buenos compartiendo cosas.

Aquí hay 15 cosas que sólo un hijo del medio sabría.

1. Somos de mente abierta y vemos el mundo a través de diferentes perspectivas…

De niños vimos el mundo a través de los ojos de nuestros hermanos y los nuestros, lo que nos enseñó a ser abiertos y empáticos.

2. Somos responsables

El hijo mayor comete los primeros errores y el hijo del medio ve cómo sucede. Esto nos enseñó que las acciones tienen consecuencias, y que es importante ser responsable.

3. Ocasionalmente fuimos ignorados

El hijo medio está acostumbrado a no ser notado, ya que fueron eclipsados por sus hermanos. Esto significa que no nos importa mucho estar en el punto de mira, y disfrutamos centrándonos en los logros de otras personas.

4. Estamos felices de seguir la corriente

Nuestros hermanos siempre se peleaban por el juego que debíamos jugar, y como el hijo del medio se esperaba que tomáramos una decisión, aunque no nos interesara jugar. Estas tensiones nos enseñaron a estar relajados y a seguir la corriente, moldeándonos como personas.

5. Abrazamos nuestras personalidades

En lugar de querer encajar, queríamos destacar, como nuestros otros hermanos. Nuestros hermanos nos enseñaron que sobresalir te hace más notable, así que abrazamos todas nuestras peculiaridades y rasgos de personalidad interesantes.

6. Somos justos y razonables

Vimos a nuestro hermano mayor siendo castigado por pequeñas cosas como faltar a un toque de queda, y vimos a nuestro hermano menor salirse con la suya en casi todo. Esto nos dio un fuerte sentido de la justicia, y a menudo el hijo del medio es el hermano más justo y razonable.

7. No siempre nos elogiaron

Siempre tuvimos un hermano mayor que puso el listón muy alto, y nuestros hermanos menores fueron alabados por casi todo. El hijo medio tenía que ganarse los elogios con sus fortalezas y habilidades, enseñándonos los beneficios del trabajo duro.

8. Tenemos personalidades interesantes

El hijo medio tiene que trabajar para llamar la atención de sus padres, y la forma más fácil de hacerlo es tener una gran personalidad. Siempre hemos tenido hechos interesantes e historias divertidas que contar, y como adultos somos grandes socializadores.

9. Nos sentíamos tanto más jóvenes como mayores cuando éramos niños

Un día estábamos en el parque con nuestro hermano mayor, y al día siguiente estábamos cepillando el pelo de Barbie con el hermano menor.

10. Somos buenos negociadores

El hijo medio no es el bebé de la familia o el niño maduro, así que no podíamos confiar en nuestra monada o madurez para conseguir cosas. En lugar de eso nos convertimos en expertos negociadores. Ahora somos buenos discutiendo, pero también sabemos cuándo ser pacientes y cuándo retroceder.

11. Sabemos cómo luchar por lo que queremos

Nada se le entregó al hijo medio fácilmente. Luchamos y discutimos para tener nuestro turno con el control remoto de la TV, y crecimos para ser adultos fuertes que saben cómo luchar por lo que queremos.

12. Podemos levantarnos por nosotros mismos

El hijo medio está acostumbrado a estar entre peleas de hermanos, y a menudo nuestros hermanos trataban de forzarnos a estar de sus lados. Esto nos enseñó a mantenernos fuera del drama mientras nos defendemos.

13. Somos diplomáticos

Siempre que los otros hermanos se peleaban, el hijo medio siempre estaba ahí para ayudar a resolver la situación. Ahora somos buenos para hacer la paz, y tenemos que agradecérselo a nuestros hermanos.

14. Sabemos cómo compartir

Cada vez que el hijo medio recibía un nuevo juguete, siempre había otro hermano clamando por jugar con él. Nos acostumbramos a los juguetes de segunda mano, y aprendimos a amar el compartir, las cosas más importantes no son materiales, de todos modos.

Acerca del Autor

Staff

Staff es el equipo de YokiPost, donde nuestra misión es servir y traer la mejor información posible, consejos, experiencias y opiniones en esta página. Queremos ayudar a nuestra comunidad a mejorar su vida, ofreciendoles la mejor orientación posible.

Agregar un Comentario

Clic Aqui para Publicar un Comentario