¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Desarrollo Personal Psicología

8 Poderosas Razones Para Amar a Tus Enemigos

Todos tenemos enemigos; esas personas que se complacen en causarnos dolor y miseria. A veces, cuando nos ganamos un enemigo,  se debe a ciertas diferencias entre ambos en ciertos acontecimientos. Otras veces, algunas personas terminan odiándonos por aparentemente ninguna razón.

Independientemente de cómo te ganaste ese enemigo, a diferencia del paradigma de combatir fuego con fuego, considera las siguientes razones y mira por qué deberías apreciarlos. Este artículo te mostrará no sólo cómo no ser molestado por tus enemigos, sino realmente cómo debes fomentar el amor por ellos.

Sigue leyendo para conocer el secreto.

1. Es una lección práctica en el control de la ira

Para ser honesto, tus enemigos son las mejores personas para ayudarte a entender tu sentido del control de la ira. Cuando puede ser cierto que tus enemigos tienen una manera de sacar lo peor de ti en lo que respecta a la ira, también es cierto que pueden ayudarte en tu búsqueda de controlarla. No puedes enfadarte con alguien a quien amas y es sólo en ese momento cuando te enfadas de verdad que aprendes a manejarlo.

El control de la ira es más efectivo cuando se práctica y no en la teoría.

Tus enemigos son como los terapeutas que necesitas, pero que en realidad no quieres. En la medida en que quieras odiarlos, te dan la oportunidad de controlar el impulso de ira que tienes.

2. Es una oportunidad para una competencia sana

Puede que no lo sepas, pero tus enemigos son grandes rivales, ya que ayudan a aprovechar al competidor que hay en ti (a veces, puede que ni siquiera sepas o estés familiarizado con este lado competitivo hasta que te encuentras con un adversario). Obtienes la motivación adecuada para competir y esto puede ser un gran ventaja para la victoria.

Sin embargo, mientras lo haces, también es esencial que recuerdes que no debes convertirte en una versión peor de tí mismo mientras compites. Trabajar contra un adversario es delicado, y necesitas asegurarte de no hacerte daño a ti mismo o a tu moral en el proceso. Una competencia sana es todo lo que necesitas para salir de esto.

3. Sus comentarios negativos pueden ayudarle avanzar

Es cierto que tus enemigos nunca tienen nada bueno que decir sobre ti. Sin embargo, en la medida en que pueden estar hablando con algo de odio, puede haber algo de verdad en lo que están diciendo.

Ya sabes, cada vez que escuches algo malo o desagradable de un enemigo, deberías de darte un paso atrás y evaluarte a ti mismo. Hay una posibilidad de que lo que este enemigo está diciendo sea verdad y llegar a hacer frente a ese hecho es un paso importante para ayudarte a convertirse en una mejor persona. Este es otro testimonio del hecho de que los enemigos pueden ser terapeutas a su manera.

4. Los enemigos también pueden ser aliados poderosos

Amar a tus enemigos también puede significar hacer un esfuerzo para interactuar y hacer las paces con ellos. Al final, si eres capaz de establecer algunos puntos en común y arreglar las cosas, habrás logrado hacer otro amigo. ¿Y quién no necesita amigos?

Esto también puede ayudarte a trabajar con laas personas a largo plazo. Puedes perfeccionar tus habilidades interpersonales, y eso puede ser una gran ventaja para tu vida.

5. Te da la habilidad de darte cuenta de la positividad

En una multitud de negatividad, una pizca de positividad siempre parece abrir nuestro camino.

A veces, el conocimiento del hecho de que tienes enemigos también te ayudará a enfocarte en las muchas cosas positivas y buenas que hay en tu vida. Muchas veces, descuidamos lo que realmente importa en la vida. Esto puede deberse a que nos preocupamos demasiado por los enemigos que tenemos.

Sin embargo, también es posible que este reconocimiento te estimule a dar un paso atrás y apreciar las cosas buenas (y las personas que te rodean).

6. Puede que haya un malentendido

A veces, la razón por la que tienes un enemigo puede ser algo muy inofensivo y confuso. Es posible que no hayas conocido la causa de esta relación fracturada y tu enemigo te ayudará a averiguarlo.

Simplemente acercarse a ellos te ayudará a entender la razón de la enemistad. Esto, a su vez, puede ayudarte a trabajar para sanar su relación y seguir adelante. Los malentendidos ocurren, y debes ser capaz de afrontarlos.

7. Aprendes a apreciar el amor

Un recordatorio constante del hecho de que tienes enemigos también te ayudará a no descuidar a aquellos que te aman. El amor y el odio son dos emociones opuestas y es posible que una eclipse momentáneamente a la otra.

Sin embargo, aunque siempre tendrás enemigos, siempre habrá gente que te ame. Estas personas necesitan ser apreciadas por lo que hacen por ti. Nunca dejes que el odio proyectado hacia ti por tus enemigos tome el lugar de eso.

8. ¿Realmente necesitas odiarlos?

La verdad es que los enemigos sólo traen emociones tóxicas y generan malas reacciones. Si realmente vas a vivir una vida próspera, no cargar todo este equipaje.

El odio es malo y deberías intentar todo lo que puedas para deshacerte de él. Es un hecho bien conocido que nadie puede llegar muy lejos en la vida cuando lleva una gran carga emocional. Bueno, el odio es la mayor carga emocional que existe.

Etiquetas

Recibir Actualizaciones

Publicidad

Síguenos en Facebook