Desarrollo Personal Motivación

La Belleza Del Fracaso, El Sufrimiento y El Dolor

A nadie le gusta el sufrimiento. Tratamos de librarnos de cualquier tipo de dolor y sufrimiento en cada momento. Una industria entera surgió en torno a la reducción del dolor asociado con los procedimientos dentales y médicos. Tenemos opciones sin dolor para los partos. Todo el mundo trata de sumergirse en algo nuevo y evitar el dolor después de un corazón roto.

Sería lógico, entonces, que el sufrimiento es universalmente un concepto malo.

¿Pero y si eso no es verdad?

¿Por qué existe el sufrimiento?

Para entender la belleza del sufrimiento, primero necesitas entender por qué existe el dolor. Es una señal de advertencia de un peligro potencial. El dolor se convierte en un recuerdo para evitar el peligro futuro.

Piensa en el hombre de las cavernas y el fuego. Lo descubrió, lo tocó y se lastimó. Ahora cuando se encuentre nuevamente con fuego, no lo tocará.

Sufrimiento: Sufrir para Aprender

Así es como evolucionamos, pero en los tiempos modernos, el “sufrimiento” que sentimos a menudo no es físico. A menudo queremos saltarnos los procesos mentales, pero no deberíamos hacerlo. Un buen ejemplo es el trabajo. Cuando éramos niños, estudiar y hacer los deberes se podría clasificar como “sufrimiento”, preferiríamos divertirnos y estar afuera jugando. Pero si te saltas los estudios, no aprendes nada y tienes malos resultados.

Lo mismo ocurre en la edad adulta. Trabajar duro puede parecer “sufrimiento” para algunas personas. Si las personas actúan con su instinto y tratan de deshacerse de este “sufrimiento” siendo flojos en el trabajo, es probable que trabajen despacio, tengan un mal desempeño y eventualmente puedan ser despedidos.

Sufrimiento vs. Relajo

El sufrimiento no es lo opuesto a la alegría

Esto es lo que la gente a menudo falla: “fracaso” y “éxito” no son necesariamente opuestos. En todo caso, son primos o incluso hermanos.

Hay una estrecha correlación entre dolor y placer, o fracaso y éxito. Después de un intenso esfuerzo físico en el proceso de una carrera, los corredores experimentan una sensación de euforia que se ha relacionado con la producción de opioides, un neuroquímico que también se libera en respuesta al dolor.

Si no eres corredor, piensa en ello de esta manera: ¿Qué pasa si quieres ser una gran cantante? Esto podría no ser una meta para todos, pero sustituyelo por tu propia meta si lo deseas.

Para ser un gran cantante, hay que trabajar. Canta todos los días. Entrena tu respiración. Mira a otros cantantes y analiza su estilo. Haz conciertos. Mantener tu voz saludable. Todo ese trabajo podría ser visto como “sufrimiento”.

Lo contrario es mucho más fácil: pasar el rato con los amigos, ir al cine, tomar siestas, esencialmente no hacer mucho. Sin el sufrimiento, entonces, no puedes tener la alegría de ser un gran cantante.

Sufrimiento: Cantar

¿Se puede reducir el sufrimiento?

No. Es una parte natural de la experiencia humana. Sin embargo, puedes reducir la amplificación del dolor dentro del sufrimiento concentrándote menos en ti mismo.

El Dalai Lama tiene una gran cita,

“Mientras estés demasiado concentrado en tu propia importancia y demasiado atrapado en el pensamiento sobre si eres bueno o malo, experimentarás el sufrimiento”.

Eliminar la autoimportancia es un paso importante. Date cuenta de que todos sufren. Los atletas entrenan para mejorar. Los cantantes cantan y son abucheados en los conciertos. Los empresarios pierden dinero y piensan que se acabó antes de que realmente tengan un negocio exitoso.

Stephen King, uno de los autores más exitosos de todos los tiempos, tuvo su primera novela, Carrie, y fue rechazado 30 veces antes de su publicación. Fue un número similar de rechazos para J. K. Rowling y Harry Potter, que puede ser la serie de libros y películas más exitosa de todos los tiempos.

Todas estas personas antes de experimentar la alegría y el éxito, sufrieron.

Encuentra la alegría en el sufrimiento

Una investigación de la psicóloga Sonja Lyubomirsky sugiere que sólo el 50% de nuestra felicidad está determinada por factores incontrolables como nuestros genes o temperamento. La otra mitad está determinada por una combinación de nuestras circunstancias, actitudes y acciones sobre las cuales tenemos control.

Celebra cada pequeña cantidad de alegría. Vas a fracasar, vas a sufrir, toma un poco de alegría en esos momentos. Entiende que son experiencias de aprendizaje. Crecerás a partir de ello.

Muy pocas personas se casan con su primer amor; muchas pasan por desamores. Muy pocas personas ven que su primer esfuerzo profesional sea un éxito total; muchos fracasan y fracasan antes de que encuentren algún éxito.

Encuentra una manera de hacer un seguimiento de tu progreso, establece y celebrar pequeños hitos. También es posible que desees realizar una revisión semanal para evaluar dónde te encuentras y celebrar todas las pequeñas victorias de la semana.

El seguimiento de tu progreso también es una excelente manera de encontrar y mitigar los factores desencadenantes y obstáculos que impiden tu progreso.

El punto es que estás progresando. Incluso si se siente como sufrimiento, puedes ver que te está llevando a la alegría.

El sufrimiento es hermoso

Cuando comienzas a ir a un gimnasio, puedes tener dificultades para levantar 25 kilos. Después de unos meses, podrías estar levantando de 70 a 85 kilos. Después de un año, podrían ser más de 90.

Todo eso es una lucha y sufrimiento. Estás haciendo que tu cuerpo pase por algo. Pero también es hermoso. Estás ganando fuerza y te estás poniendo más en forma.

El fracaso, el sufrimiento y el dolor son difíciles, pero es un elemento necesario de la vida. Encuentra belleza en esos momentos porque estás creciendo.

Etiquetas

Publicidad

Síguenos en Facebook