¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Parejas Sexo y Sexualidad

8 Pequeñas (Pero Sorprendentes) Maneras en que el Sexo Cambia Cuando Estás en una Relación Que va a Durar

1. Dejan de usar protección

Cuando estás en una relación que va a estable y que va a durar, tú y tu pareja confían el uno del otro. Te sientes emocionalmente segura/o con ellos porque ambos están comprometidos el uno con el otro. Esto podría ser un cambio menor en su relación, pero en realidad es un cambio de juego porque hará que su conexión sea más íntima en un nivel físico.

2. Desnudan tu alma, se desnudan más

Cuando estás en este tipo de relación, te vuelves más vulnerable de lo que has estado con alguien antes. Les dejas ver el lugar que menos te gusta de ti. Les muestras tus debilidades y les permites abrir la puerta a tu placer. Les dices que los amas y les dices lo que significan para ti. Compartes tus experiencias sexuales y les explicas cómo te afectaron o cómo continúan haciéndolo.

3. El sexo sucede naturalmente

Una de las maneras más asombrosas en que el sexo cambia cuando estás en una relación que va a durar es cuán orgánico se vuelve. Sigues esforzándote en tu vida sexual, pero dejas de planear tener sexo. El sexo literalmente sólo sucede. Tu instinto inmediato cuando se despierta por la mañana es tocarles. Vuelven de un largo día de trabajo y ya están uno encima del otro. Estás viendo una película y lo siguiente que notas es que están teniendo sexo. No anuncias que estás caliente o con humor, les das una mirada o vas de un lugar a otro. Te vuelves más sincronizado. El sexo se vuelve más espiritual que físico.

4. Se sienten cómodo en su propia piel

Cuando estás con tu pareja, te sientes como tu mejor ser. Tus inseguridades desaparecen. Tu confianza está presente. Tus miedos están ahí, pero tu valor lo dice todo. Piensas menos y sientes más. Dejas de preocuparte por cosas que no importan (distracciones) y empiezas a prestar más atención a las cosas que sí importan (la experiencia).

5. Tienen conversaciones honestas

Tú y tu pareja tienen conversaciones difíciles. Hablan de sexo como hablan de lo que vas a cenar esa noche. Hablan de los tiempos en que el sexo estaba fuera de este mundo. Se dicen lo que les gusta en la cama y cómo les gusta. Tu pareja sabe lo que quieres y lo que no deseas volver a hacer. Y lo más importante, saben qué decir y cómo tocarte para que llegues al momento en que ya no puedes esperar más.

6. Se comprometen

Tú y tu pareja dominan el arte del equilibrio. No te acomodas a tu vida sexual, te comprometes. Si están de humor pero tú no lo estás, sigues cuidando de ellos porque no quieres que se sientan indeseados o ignorar sus sentimientos. Y cuando están cansados o no les apetece, lo respetarán y se darán su espacio. Ustedes no se hacen sentir mal el uno al otro por los favores sexuales que se dan el uno al otro y tampoco se los reprimen. No se empujan entre sí para hacer cosas que no quieren, pero se desafían entre sí para probar cosas nuevas.

7. El sexo se vuelve sutil

No son una pareja aburrida, son una pareja sana y normal. Tu chispa no se traduce en impulsividad, sino en pasión. Cuando estás en una relación que va a durar, no pierdes el control, en vez de eso ganas control porque no sientes la necesidad de liberarte, sientes el deseo de conectarte y complacer.

8. El sexo siempre es increíble

Cuando estás en una relación que para siempre, el sexo se convierte en terapia. El sexo se convierte en un lugar al que corren en vez de algo de lo que huyen. Sabe exactamente cómo hacerse sentir amados y adorados. Sienten que ambos se pertenecen. Sin embargo, se sientes liberados porque el sexo les permite sumergirte en sus deseos. Cuando estás en una relación permanente, estás cerca de encontrarte a ti mismo.