¿Tienes problemas con tu vida personal o de pareja? ¡Podemos ayudarte! Escríbenos aquí contándonos tu caso, y nosotros publicaremos un artículo con consejos y ayuda para tí.
Fitness y Deportes

5 Maneras Sorprendentes Para Tener Motivación a Estar en Forma

Has estado allí: sentado en el sofá mirando Netflix mientras el reloj pasa por encima de tu entrenamiento programado. Afortunadamente, hay técnicas psicológicas que usted puede utilizar para conseguir la motivación de la aptitud a largo plazo. Como dijo Aristóteles:

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito “.

6 Formas de Conseguir y Lograr la Motivación y la Aptitud Para Hacer que Ejercicio sea un Hábito.

1. Utilice la motivación de Fitness Motivation Surges estratégicamente

¿Sabes esas veces que te sientes hiper-motivado para hacer 10.000 flexiones y 100.000 sentadillas? En lugar de hacer todo en un solo ejercicio loco (y sentirse terrible al día siguiente), utilícelos para hacer algo más que sólo hacer ejercicio. Si das un paso atrás y haces un plan de juego para cuándo y cómo vas a resolverlo, puedes mantenerte motivado una vez que el aumento inicial desaparezca.

Piensa en ello. ¿Qué te dará mejores resultados: 100.000 flexiones en un día, o 100 flexiones en 1.000 días? La consistencia es más importante que cualquier entrenamiento. Usar la motivación estratégicamente evita que te quemes.

2. Sin entrenamientos difíciles, por ahora

¿Alguna vez te has preguntado por qué la gente se entusiasma con el ejercicio, aunque parezca que apesta? Al principio, la clave para hacer ejercicio es desarrollar una relación positiva con el ejercicio. No puedes hacer eso si cada entrenamiento te hace querer morir. Nada en la tierra se siente como salir del gimnasio en un día soleado de primavera. En lugar de romperse en un charco de sudor, empiece con ejercicios que le permiten moverse sólo un poco. Aumente su ritmo cardíaco durante unos minutos, siéntase energizado y espere ansioso por regresar para obtener más información.

Puedes escalar más tarde. Recuerda, la meta de tu primer entrenamiento no es ponerte en forma, sino regresar para tu segundo entrenamiento. Empieza fácil ahora, verás resultados para siempre.

3. Haz algo tan fácil que no puedas terminar

Piensa en el futuro: dentro de un año, ¿dónde estarás? Si sigues quemándote en un incendio de motivación fallida, probablemente terminarás en el sofá. Pero si usted lentamente, gradualmente construye un hábito de entrenamiento -comenzando con una flexión y escalando a una rutina de cuerpo completo- su vida entera podría cambiar. Después de una semana, puede que te sientas atrasado. Después de 10 semanas no lo harás.

Mis primeros entrenamientos duraron sólo 10 minutos. Desde entonces he tenido días (no muchos, pero algunos) en los que me sentí feliz de pasar cuatro horas en el gimnasio. Usted nunca tiene que pasar tanto tiempo, pero si empieza de a poco puede que se sorprenda.

¿Cómo puedes empezar de a poco? Empieza con una flexión. Deje a un lado un pedazo de tiempo claro todos los días para hacer una sola flexión. Haga eso durante semanas, luego hágalo hasta cinco flexiones y añada una postura en cuclillas. Poco a poco, vaya subiendo a un entrenamiento completo.

4. Usar encadenamiento

Los hábitos son más fáciles de comenzar si los conecta con otros hábitos.

¿Con qué frecuencia tiene que recordar cepillarse los dientes? No muy a menudo, porque es un hábito que se debe a otras acciones (despertarse, ir al baño por la mañana). En contraste, siempre he luchado para hacer ejercicio los fines de semana, porque ir al gimnasio usando la fuerza de voluntad para forzarme a entrar en acción. Sin nada que te sirva de referencia para tus entrenamientos, es mucho más difícil moverte.

Cualquier cosa puede ser una señal. Me gusta usar el dejar el trabajo como una señal garantizada: ir directamente de la oficina al gimnasio significa que no hay tiempo para cambiar de opinión. Usted puede usar despertarse, comer el almuerzo, o cualquier otro evento regular en su vida para construir su hábito de la aptitud física.

5. Utilice las recompensas adecuadas para el entrenamiento

Las recompensas son una gran manera de mantener su motivación para mantenerse en forma, pero sólo si las usa correctamente. Una recompensa grande y única como un nuevo juego o reloj se siente bien, pero no va a crear sensaciones positivas regulares que puedes asociar con tus entrenamientos.

Las pequeñas recompensas pueden ser cualquier cosa! Me gusta conseguir recompensas sociales pasando el tiempo en una cafetería cerca de mi gimnasio. En The Power of Habit, Charles Duhigg recomienda tomar un pequeño trozo de chocolate al final de cada sesión para estimular las endorfinas. En la universidad, solía salir con mis amigos en el edificio atlético después de mis entrenamientos.

Sus recompensas funcionarán si son pequeñas, regulares y asociadas con ir al gimnasio. No puedes usar algo como “tomar una siesta” porque eso sucede demasiado tiempo después de tu entrenamiento para ser eficaz. Cualquier diversión o recompensa agradable que usted puede conseguir dentro de 20 minutos de su entrenamiento es perfecto.

Con las recompensas adecuadas, aprenderás a disfrutar del ejercicio, ponerte en forma y nunca más necesitarás la motivación para estar en forma.

Recibir Actualizaciones

Publicidad

Síguenos en Facebook